CHESPIRITO Y LOS TOROS. La Mercadotecnia de la Muerte.

Promotores Taurinos se cuelgan de la muerte de CHESPIRITO para promover corridas. Televisa detrás con un paso adelante.

Por Juan Carlos Poó Arenas / Miércoles 17 de Diciembre 2014

caricatura-chavito1Hace un par de semanas, tras la muerte de Roberto Gómez Bolaños, nos dieron  CHESPIRITO en el desayuno, la comida y la cena. Al despertar y al concluir el día CHESPIRITO estaba ahí. Los medios de comunicación nos lo metieron con todo y barril hasta el último poro. Vamos, para ser honestos y con perdón de la expresión, ¡hasta por el culo!; pero eso sí para que no queden dudas, con “la mejor intención” y con la “noble” finalidad de llegar a lo más profundo de nuestros corazones. ¡Mhjú!…¡Ahhha!…

vulture_snacking_md_whtLa difusión corrió a cargo sobre todo por Televisa, su principal accionista y promotor que ha sido también el más grande carroñero de sus restos mortales, como de los de muchos otros famosos.

CHESPIRITO FUNERALPrueba de ello son los fastuosos eventos fúnebres  y no fúnebres del domingo 30 de Noviembre, a dos días posteriores a su muerte y -para no hacernos más tarugos de lo que ya somos- eventos que estaban preparados ya desde hace mucho tiempo antes de su muerte, cuya realización permanecía en stand by, quieta pero inquieta, callada, en impaciente y mezquina espera de su deceso para lucrar  con su imagen de muerto y hacer más, mucho más dinero con su nombre (sin querer queriendo) y gracias a los miles de fanáticos cuyo cerebro ha sido fácilmente manipulado y lavado desde hace tres generaciones y durante cuatro décadas.

audiencia

 A su muerte,  el nombre de Roberto Gómez Bolaños, CHESPIRITO dice mucho y representa mucho:

personajes

Para algunos, un genio de la comedia no solo en México sino en toda América Latina. Para otros, el Charles Chaplin moderno. Para otros más, tal vez la minoría intelectual condenatoria, CHESPIRITO es el resultado de la mediocridad televisiva y del consumismo basura al que están acostumbradas las masas de teleaudiencias latinoamericanas. CHESPIRITO era para otros solo un amigo lejano muy cercano, un acompañante casero, un miembro más de la familia que aparecía solo de repente cuando se encendía el televisor a la hora prevista. Ellos son tal vez los más aptos para catalogarlo, pues a final de cuentas, Gómez Bolaños era un buen escritor de televisión (dentro de tanta mierda que hay) y CHESPIRITO  y sus personajes -el Chavo, El Chapulín, El Dr. Chapatín y los otros- impactaron el corazón de millones con las historias de Gómez Bolaños y cumplieron cabalmente su objetivo: Entretener a la masa. Lo que piense la elite intelectual es lo de menos..Y lo que piense yo también vale madres.

Pero más allá de cualquier estereotipo, la muerte de CHESPIRITO representa para muchos la oportunidad de ganar dinero a manos llenas colgándose del cadáver de Gómez Bolaños y enriqueciéndose con  su imagen y con el fatídico acontecimiento; para ello, Televisa y sus secuaces se pintan solos.

Es más, en Televisa parecen estar tan emocionados con la muerte de famosos y el gran negocio que representa, que la conciencia los traicionó y olvidaron que quien murió fue CHESPIIRITO y no CHABELO, al que mataron  en twitter…  ¡¡¡Eso es avaricia y no jaladas!!! 

matan a chabelo

¡Sí, ya sé que fue el error de algún tarugo encargado de las redes sociales en esa empresa (le ha de haber ido como en feria, pobre), pero a mucha gente le encanta cuando se critica de todo y por todo a Televisa, así que hay que darle gusto a sus finos  paladares. 

Hablando de Televisa, hace algunos años en los que ya llovió, por ahí en los 90’s, un alto ejecutivo de Televisa, palmeándome la espalda me dijo cuando yo comentaba con otro ejecutivo, taurino por cierto, mi opinión sobre las corridas de toros explicando mi negativa a participar en la promoción de la temporada, pues entre las cuentas asignadas se les ocurrió adjudicarme Alfaga, cuenta misma que por supuesto rechacé:

LogoTelevisa“Eres muy bueno en lo que haces, muy creativo y sobresales”. ─Me decía con halagos y lisonjas. “Ya se dieron cuenta muchos y lo sabes. Además, tus principios son muy buenos, de veras, por eso me caes bien. Pero si quieres progresar en esta empresa no seas pendejo, no hables tanto porque muchos se pueden sentir insultados. Déjate de tonterías. Ve en la dirección correcta. Ve a la  plaza de toros. Conoce el ambiente, te va a gustar. Ahí van chavas muy guapas. Hay gente con lana, mucha lana. Van muchos políticos. Convive. Déjate ver. Ahí te podrás relacionar con los cacas grandes de Televisa para que sepan lo chingón que eres. Ahí van todos, en serio. No seas pendejo, tú de por sí caes bien pero no seas wuey.  Tu carrera vale más que un pinche toro y tienes que aprender a relacionarte y respetar a la gente de arriba aunque piensen distinto a ti. No mames”.

En realidad el “consejo” venía de un alto ejecutivo que pasaba por amigo pero quien demostró más adelante no serlo; él era muy aficionado a las corridas y acudía, como muchos lo hacen ahora, no solo a disfrutar las corridas por perversión propia, digo, decisión propia, sino también a lamer los huevos de los altos mandos de dicha empresa, como también lo hacen los políticos para relacionarse unos con otros antes, durante y después de la tortura y muerte de los animales, en “la fiesta” como le llaman.  Así que, como podrán JuanCarlosPoo-Gafete1 bsuponer, mi carrera en Televisa fue simplemente, fugaz y mis credenciales pasaron a ser historia curricular,  y mi postura sobre los toros nunca fue bien aceptada entre la mayoría de los ejecutivos, mucho menos viniendo de alguien que no tenía carrera de años en la empresa y que en mi posición como asesor creativo externo se rehusaba a hacer promoción de corridas y criticaba duramente a  Alfaga, la filial de Televisa en sociedad con Rafael Herrerías -fundada en 1990- y a través de la que se manejaba la Plaza de Toros México.  De hecho los fraudes que se suscitaron posteriormente en Alfaga fueron pronosticados a puerta cerrada por su servidor, pues siempre he pensado que la tauromaquia es negocio de mafiosos y donde hay mafias, tarde o temprano hay traiciones, corrupción, mentiras, engaños  y fraude. La historia aunque vieja, se sigue repitiendo y las corridas de toros, además de ser un espectáculo violento, miserable  y degradante, son manejadas y promovidas por mafias, como el Box, ¿o qué, me equivoco?

Sin embargo, no cabe duda que la tauromaquia cada vez tiene, por fortuna, menos adeptos y su crisis se hace cada día más notoria, tendiente a la desaparición por lo menos, legal.

Pero…¿Qué demonios tiene que ver esto con Chespirito, JC Poó?…¿Acaso te has vuelto loco?

¡A eso voy¡

El ya pasado lunes 01 (primero) de Diciembre, al abrir el periódico, me enfrenté a una más de las  inútiles, ridículas,  aparatosas y rebuscadas crónicas que en un intento poético de pacotilla, hacía apología y llenaba de luces y resplandores la tortura y la muerte que sufren los toros en la plaza. Dicha crónica, como todas las de su tipo, era pagada por los patrocinios de la mafia taurina que anuncian LA TEMPORADA GRANDE, y tenía la intención de seguir promoviendo y defendiendo  “la fiesta brava” como algo valioso, artístico y culturalmente respetable.

Hasta ahí todo era normal en los paradigmáticos embustes  El desplegado a página completa de la crónica pagada acompañado en sección adjunta por el comentario de un columnista oficial del periódico para dar peso a la reseña avalando el espectáculo taurino  y enalteciendo la figura de los toreros no era nada raro en temporada de toros.

Sin embargo, había un toque algo notoriamente más ridículo aún de lo acostumbrado en todo ello. En la narrativa se mencionaba la “faena” del domingo anterior como  un “HOMENAJE A CHESPIRITO EN LA MÉXICO”, ¡Faltaba más!

Entonces pensé: ─No cabe duda que los promotores taurinos cada vez son más brutos en su estrategia de marketing  implementando soluciones cada vez más ridículas para  continuar apendejando a masas que día a día disiden más de estos espectáculos. Y es normal que  quienes se dedican a este negocio sangriento se encuentren tan desesperados por rescatar algo que inminentemente tiende a desaparecer por ser inadmisible en una sociedad que intenta si acaso, recuperar algo de sanidad mental. Pero, ¿relacionar la muerte de  Chespirito –personaje blanco e  infantil- con una salvajada como las corridas de toros, no tiene madre. Es un acto asqueroso y mezquino que intenta atacar directo a la niñez motivando su encuentro con la tauromaquia, sobre todo que Roberto Gomez Bolaños detestaba este tipo de espectáculo, como lo expresó públicamente en varias ocasiones.

ElChavoDelOcho1973-LosToreros(EpisodioPerdido)Es cierto que en el episodio Los Toreros (1973) y en la versión extendida de dos episodios en 1976, Chespirito cometió el contradictorio error (pues iba contra sus principios según lo expresaba públicamente)  de hacer alusión a las corridas de toros, pero la realidad es que Roberto Gómez Bolaños jamás comulgó con estos espectáculos y aunque no fue un oponente activo, en varias ocasiones se manifestó en contra de las corridas  públicamente.

Por ejemplo, en una entrevista concedida a la Revista Proceso, No. 1561, Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito” afirmó:

 “Fue todo un proceso de maduración y ahora detesto el boxeo profesional y las corridas de toros. Aunque he simpatizado políticamente con Vicente Fox y Felipe Calderón, hay algo que sí les diré: ‘Señores, a ustedes les fascinan las corridas de toros, pero yo las detesto’.

“Yo eliminaría desde ahora mismo las corridas de toros y el boxeo profesional, nomás que para ello tendría que agarrarme a puñetazos con el mundo entero.”

Entonces,  ¿A quién carajos se le habrá ocurrido la barbaridad de homenajear a CHESPIRITO con una corrida de toros en la plaza México y rendirle un minuto de silencio?… Ah, sí!…A los ingeniosos y brillantes directivos y ejecutivos de Televisa. El colmo del cinismo ¿no creen?

Pero además… ¿Bautizar tres toros de la encerrona del  miserable Zotoluco con nombres alusivos a Chespirito, que al final de su vida se declaraba públicamente en contra de las corridas de toros? ¡Es una pendejada muy grande! ¿No creen? ¡Qué perdidos están!

BOLETAJEUno de los falsos argumentos de los taurinos dice que respetan y aman al toro. Y nombrarlos y recordarles por su nombre es parte de ese respeto. Entonces -desde luego sin creer en su fastidioso y cínico argumento-, ¿por qué le cambiaron el nombre a esos tres toros que echaron a la muerte?.  No cabe duda que engañar es parte de la faena de los taurinos, pues solo un reverendísimo pendejo puede pasar por alto que a los toros les cambiaron el nombre al morir Gómez Bolaños y de inmediato alguien dio la orden de llamarles Sin querer queriendo, Chespirito y Chapulín. Eso no es un homenaje, es un abuso a la inteligencia del más idiota de sus aficionados taurinos.  De verdad, los promotores taurinos son cada vez más ridículos, se ponen de pechito y para acabar, en sus propios términos, SE COJEN SOLOS.

Crap

¿Qué credibilidad puede tener quien manipula la información a su antojo e intenta verle la cara a los ya pocos aficionados a las corridas? Eso es justamente a lo que me refería con las mafias, a mi anécdota de Televisa y a los que viven de los pendejos. Y los argumentos de la tauromaquia son cada vez más, además de inútiles, absurdos y poco inteligentes, por suerte.

Lo cierto es que mientras unos luchan incansablemente por erradicar el negocio de la tortura, el sufrimiento y la muerte por placer a caballos y toros que se emplean para la diversión de individuos algunos  perversos, otros no malas personas pero sí inconscientes, otros indolentes  y en general de masas insensibles al sufrimiento de los animales, sedientas de dolor ajeno  y de sangre, están también otros, los menos, que se esmeran por seguir promoviendo la tortura, la violencia y la muerte de los animales como un espectáculo artístico, defendiendo lo indefendible, argumentando absurdos, colgándose de quien sea  y pidiendo respeto para esta actividad como si se tratase de una preferencia sexual o una profesión decente, cuando toda lógica señala que hacer daño a otro ser solo por placer  o disfrutar un acto de tortura como espectador, es de mentes retorcidas, de gente con problemas  y siempre de personajes y grupos sociales decadentes, sin moral,  ni escrúpulos.

La tauromaquia no es más que una serie de PERVERSIDADES practicadas sobre un animal inocente por COBARDES actores con careta de valientes, para satisfacer el SADISMO de masas sanguinarias e indolentes.

La tauromaquia no es más que una serie de PERVERSIDADES practicadas sobre un animal inocente por COBARDES actores con careta de valientes, para satisfacer el SADISMO de masas sanguinarias e indolentes.

Cegados y enajenados por  sus siempre falsos e intelectualmente débiles y ofensivos argumentos, a los actores y a los amantes de la tauromaquia se les  olvida de costumbre que, aunque pidan respeto, ellos no lo dan, y  no se puede respetar a quien promueve, aplaude y ejerce la tortura a un ser vivo y le quita la vida sin sentimiento de culpa alguno solo para satisfacer su bolsillo, su morbo o su egocentrismo. Antes de pedir respeto ellos deberían brindarlo, pues para que una sociedad tenga una evolución sana, no debe ser tolerante con la violencia ni con quienes la ejercen hacia los más vulnerables.

Es innegable que mientras esta sociedad siga enferma, los políticos y los líderes seguirán siendo la basura  que son y tolerarán y avalarán la mierda de la que provienen, que incluye actos infames. Así, los cronistas y prostitutos de la muerte seguirán teniendo un deshonroso pero legítimo trabajo.

Lo seguro es que cuando ya no haya tantos aficionados y deje de ser un negocio rentable –ya casi-, más de un político fanfarrón y mierdero se pasará del otro bando y se revolcará en laureles asumiendo la bandera antitaurina (que ahora ni le conviene ni se atreve a asumir) y entonces se promulgará como protagonista del cambio tan deseado. Muchos antitaurinos, por su lado, también tramarán protagonismo en ello pues hoy mucho importa más para unos el orgullo propio que el resultado sin reconocimiento.

No hay que olvidar que  lograr vida y calidad de ella para los toros y caballos no es cuestión de orgullos, sino de intenciones desinteresadas.

En fin, falta poco para que las cosas cambien. Mientras tanto, más toros sufrirán y morirán, más sádicos babearán, más asesinos se saciarán y más gente llorará. Cada quien sus perversiones y cada cual con sus luchas.

 

Anuncios

4 Respuestas a “CHESPIRITO Y LOS TOROS. La Mercadotecnia de la Muerte.

    • Estás en lo cierto. Es la cultura de la tortura. Inagotable en el ser humano. Afortunadamente habemos quienes estamos en contra y no la practicamos ni la disfrutamos. Solo recuerda que la palabra cultura no es sinónimo de grandeza,fortaleza o conocimiento, y denota el nivel intelectual y evolutivo de un pueblo o de una nación. Desde luego también el personal. Así, en este mundo tan diverso, hay de culturas a culturas.

  1. Gracias mil gracias por ponerle palabras a mis sentimientos… Soy veterinaria y animalista, lo cual pareciera antagónico y ridículo, desde siempre luchando contra las opiniones que me tachan desde sentimental hasta extremista. Ahora estudio una maestría en Medio Ambiente donde también soy vista como una persona honesta (pendeja) con poco futuro. Pues no importa!! Nunca seré traidora a mis principios… Publicaciones como las tuyas me hacen sentir acompañada en la lucha!! Nuevamente muchas gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s