Pirotecnia de Septiembre

¡Viva México!…Aunque Muera

Por Juan Carlos Poó Arenas / 16 Septiembre 2015

JuanCarlosPoó-Bandera1AUn  problema ocasionado por la irresponsable contaminación del irresponsable mexicano, o del mexicano irresponsable, que no es lo mismo.

Ayer, noche del 15 de Septiembre, al ir como lo hago diariamente a revisar uno de los inmuebles que utilizo como bodega y en cuyo jardín adapté instalaciones para albergar a algunos de mis queridos perros, me percaté que Max, uno de los más viejitos y a quien adopté hace 4 años, se encontraba en estado de shock y al borde de un infarto, con la respiración sumamente agitada, salivando en exceso y con palpitaciones anormales. Motivo: El abuso de la pinche pirotecnia. La colonia popular donde se encuentra la bodega parecía zona de guerra. No había un minuto de silencio y el aire que se respiraba era denso y altamente contaminado.

Agosto 2011 201 BAJA

Mi buen y querido MAX. (Diminutivo de Maximiliano).

Mientras trasladaba de emergencia a MAX a la clínica veterinaria donde quedó hospitalizado para estabilizar la crisis cardiaca generada por su ataque de pánico, me preguntaba: ¿Por qué la gente más jodida económica, social y culturalmente, es la que más gasta en pirotecnia? ¿Por qué las autoridades permiten el abuso de estos contaminantes acústicos y ambientales? ¿Por qué Tanya Müller, Secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México lo permite? ¿Por qué lo permite Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno? ¿Por qué lo permite Rafael Pacchiano Alamán de SEMARNAT? ¿Por qué no dice nada Aurelio Nuño de la SEP? ¿Por qué calla Mercedes Juan López, de la Secretaría de Salud? Y como ellos aquí,  ¿Por qué lo permiten, aplauden y avalan Gobernadores, Alcaldes y representantes religiosos en toda la República Mexicana?

pirotecnia iglesiaSin lugar a dudas Septiembre es una de las fechas paradisíacas para la industria de la pirotecnia y para los depredadores ambientales –eso sí, nacionalistas y muy patriotas-, pues joder el medio ambiente de México es  la tradición por excelencia y más en estas fechas tan memorables para aquellos compatriotas que al cantar a la hombría del mexicano y a la belleza de sus mujeres se olvidan que  hoy muchos machos y hembras mexicanas, aunque cambiaron las incómodas botas por  los muy nacionales y deportivos tenis Nike, no pueden ejercitarse religiosamente pues además de estar obesos por tanto chesco y tantas garnachas y fritangas septembrinas, decembrinas, enerinas, febrerinas y vamos, de consumo los 365, padecen cáncer, enfisema pulmonar o están afectados por otras enfermedades cardiovasculares y respiratorias gracias a la contaminación.

Y por si fuera poco, muchos machos y machas –como institucionalizó cultamente en femenino y femenina el ilustrado ex – presidente Vicente Fox, padecen también afectaciones psicológicas y alteraciones graves de comportamiento y carácter  gracias al exceso de contaminación por ruido. Muchos mexicanos, ignorantes  de su desgracia nacional, en estas fechas cantan también a la  tierra mexicana y a su belleza, a sus paisajes, a sus montes, a sus ríos de aguas claras  y a sus lindos cielos, pero se pasan por el arco del triunfo el  verde y blanco de la bandera y de la tierra a la que alaban  y prefieren asumir como símbolo propio el rojo, ese que representa la sangre y la muerte al grito de  ¡Viva México Cabrones!… Aunque muera.

Y no es de extrañarse, pues son esa clase de mexicanos que no saben valorar un cielo azul, no tienen la capacidad sensorial de percibir y disfrutar un aire puro ni la intelectual para percatarse sobre el daño que ocasiona la contaminación por el empleo de la pirotecnia; no tienen la intención y por supuesto tampoco les interesa tener la disposición de  conservar un ambiente sano y libre de contaminación acústica, basura y smog. Por eso y por ellos, los bellos cielos azules y el aire más o menos puro que dejan las lluvias y el viento en estos días, no duran más allá de unas horas, pues para los depredadores nacionales y patrioteros  un ambiente de desmadre contaminante es más importante que el medio ambiente natural inmaculado.   Y no me consideren amargado por favor. Ni tampoco intolerante. Me gustan las fiestas, la algarabía también. Celebrar es maravilloso. Pero celebrar la vida, la amistad, la unión, hacer fiesta, divertirse, bailar, cantar, gritar, echar desmadre; y hasta el desmadre se puede echar con responsabilidad, y todo ello se puede hacer sin contaminar ni chingar al otro ni a México, ¿no creen?

cielo

Lo IDEAL. Truqueado con filtros y photoshop.

No existe quien pueda negar que el sky line de la Ciudad de México, -por poner como ejemplo el lugar donde vivo –  es muy diferente antes y después de la quema de pirotecnia, y su efecto devastador  puede percibirse a las primeras horas del día 16 de Septiembre.  El incremento en los niveles de contaminación atmosférica es terrible,  pues la emisión al aire de partículas nocivas generadas por la quema de pólvora se percibe notoriamente, y aunque las principales emisiones en el país provienen de los vehículos y las fábricas,  es durante las celebraciones de Septiembre y Diciembre cuando los registros se disparan ya que los niveles de contaminación se incrementan hasta cinco veces.

mexico cielo contaminado

Lo REAL. Sin trucos posibles.

Para explicar mejor la manera como esos mexicanos irresponsables  traicionan patrióticamente a otros mexicanos al agredir  sus pulmones, corazón, sistema auditivo y sistema nervioso,  podría hablar mucho sobre decibeles aceptables y decibeles dañinos; del umbral del dolor y el umbral de audición en los animales y las personas; de las partículas PM10, o de las PM2.5, o de otras;  y hablar de su tamaño o también mencionar los efectos que cada una de estas causa en la tráquea, los pulmones y el resto del organismo; también podría mencionar cómo agudizan las afecciones respiratorias y cardíacas, aunque no es mi intención enfocarme en la Química, Acústica, Psicología o Medicina, sino en las normas de RESPETO a los demás.

Por eso, es muy importante establecer  que las Partículas PMCC (Pinches Mexicanos Cabrones Contaminantes) -descubiertas por su servidor hace ya tiempo y por lo que no  obtuve ningún premio Nobel-, son las más dañinas ya que son las  responsables de todo mal ambiental. Entre estas partículas se encuentran divisiones y subdivisiones, jerarquizadas por todos los cómplices del gobierno, que pudiendo y debiendo hacer algo, hacen simplemente nada, y se amparan en sus muy especiales clases de yoga política y los famosos mantras de “Me vale madres”,  “No es mi pedo” y “A la chingada”.

Por eso, como tutor y familiar de mi perro MAX, me veo obligado a mentarles la madre (eso sí, muy al estilo mexicano), a todos aquellos mexicanos  irresponsables que malcomen y mal viven pero que gastan un dineral en pólvora, así como a Zombixjistodos aquellos mexicanos que permiten, avalan y aplauden  el uso y abuso de la pirotecnia que lo llevó al hospital y que a mi madre ya mayor y enferma la tiene también con los pelos de punta y prácticamente hasta la madre, valga la “rebusnancia”, aunque no viva en zona popular, pues como lo sabe muy bien El Santos, los zombies  acechan en todos lados.

Pero no se engañen, no son solo MAX y mi madre. Somos muchos los mexicanos que padecemos las acciones irresponsables de estos zombies mexicanos adictos a la mierda.

PIROTECNIAANIMADA¿Por qué el ruido de la pirotecnia nos afecta tanto?

Mucho se habla sobre los peligros que la pirotecnia representa. La gente más tolerante  solicita controlar su uso y la comercialización de los productos apelando a los accidentes por quemaduras de diversa gravedad ocasionados por un mal manejo o por defectos de fabricación de los mismos. Pero, ¿Y los oídos? ¿Y el sistema nervioso?

Aunque a nivel mundial no  se han realizado los suficientes estudios sobre el efecto del ruido de los productos pirotécnicos, sí hay suficientes  informes científicos relativos al ruido provocado por las armas de fuego, cuyas conclusiones se pueden extrapolar fácilmente al empleo de la pirotecnia, debido a las similitudes acústicas de ambos tipos de detonaciones.

Un ruido del tipo impulsivo  está asociado a cualquier explosión, y se denomina así porque su duración es de corto tiempo. Por ejemplo, en el caso de los petardos, puede ser tan corta su duración como un centésimo de segundo.

El oído humano está provisto en forma natural de un mecanismo protector que reduce la transmisión de los sonidos más intensos hacia las células del oído interno, pero actúa recién después de unos diez centésimos de segundo, por lo cual es ineficaz frente al ruido de los petardos. En otras palabras, sonidos de hasta 160 decibeles llegan casi inalterados al oído interno, sacudiendo violentamente las delicadas células ciliadas  -responsables directas e insustituibles de la percepción del sonido-.

Niveles tan altos inevitablemente dejan lesiones inmediatas e irreversibles de las células responsables de percibir los sonidos más agudos. Y si bien unos pocos petardos no comprometen en lo inmediato la capacidad de entender lo que otros dicen, sí queda alterada irreversiblemente la percepción de los detalles más finos de la música, y abre una herida que se irá profundizando rápidamente con los años, provocando en muchos casos  la sordera.

mundo-quino

Menos mal que el mundo arde siempre por otro lado. FILOSOFÍA DEL INDOLENTE.

Nota: No se confundan y por favor no relacionen. La sordera de los políticos es por otras causas. Igual que su ceguera.

Además, los niños pequeños siempre se encuentran más expuestos que los adultos, pues su aparato auditivo es más vulnerable y hacen explotar los petardos más cerca de ellos, por lo que el nivel sonoro efectivo al que se exponen es mayor. Por ello, los irresponsables son los padres, no ellos. Pues son los padres quienes les permiten el uso y muchas, muchas ocasiones, sin supervisión.

Los ruidos entre 100 y 110 dB, denominado “umbral tóxico”, pueden llegar a ocasionar lesiones del oído medio.

Los ruidos entre 100 y 110 dB, denominado “umbral tóxico”, pueden llegar a ocasionar lesiones del oído medio.

En el caso de las animales de compañía, como perros y gatos, sin mencionar otros tan importantes como estos o los animales de granja o de la calle como aves, son víctimas inocentes, desprotegidas y silenciosas  de la “herencia tradicional” de la pirotecnia que se cuentan por millones alrededor del mundo, sujetas a quemaduras, ataques de pánico (como el de MAX), y severas lesiones auditivas y cardíacas.

panico 1Los ataques de pánico  son resultado del miedo. Al no comprender lo que sucede a su alrededor, los animales comienzan a responder con un alto grado de ansiedad  y angustia, manifestándose severas alteraciones en la frecuencia cardiaca, jadeo, salivación, temblores, sacudidas, sensación de ahogamiento, náuseas y/o molestias abdominales. En muchos casos, como el de Max, entran en Shock y es necesario atenderlos de inmediato o pueden sufrir un paro cardiaco.

panico 3En muchas ocasiones también estos ataques de pánico  provocan cambios tan drásticos en la conducta animal, que sus  intentos por  escapar descontroladamente pueden provocar accidentes graves como romper ventanas y lastimarse a sí mismos o a las personas o animales cercanos, golpearse contra objetos y en muchísimos casos  aventarse por azoteas y balcones, como le sucedió a otra de mis perras (LOLA) en años anteriores y con quien debemos ya siempre tomar medidas extremas cuando se acercan las fechas festivas.

Las quemaduras en  animales se suscitan al estar cerca de los artículos explosivos durante su detonación, pues estos desprenden fragmentos encendidos que caen sobre el cuerpo provocando quemaduras en la piel o los ojos, pudiendo ocasionar daños tan severos como la ceguera permanente. Desde luego hablo de accidentes. Sin embargo, muchas personas o jóvenes estúpidos también se ensañan con los animales y les avientan premeditadamente todo tipo de objetos pirotécnicos, que van desde chinampinas, petardos, ratones y brujas hasta palomas y cohetones  de alto poder explosivo y expansivo, así como buscadores y chifladores. Si nunca se ha percatado de esto, no ha visto nada y le falta mucho que aprender.

En relación a las lesiones auditivas que sufren los animales, es necesario tomar en cuenta que hay petardos que alcanzan hasta 190 decibeles (tome en consideración que una sirena registra 120). El oído del perro, por ponerlo como ejemplo ya que es la compañía más común en los hogares, soporta sin dolor hasta los 85 decibeles, por lo que  son muy sensibles a la exposición o ruidos tóxicos, ya que al igual que en los humanos, estos ruidos matan células sensoriales que se encuentran en los oídos y que no se regeneran, por lo que el daño es irreversible, además del dolor que provoca dicha situación.

pirotecnia 4Relacionado con el medio ambiente, la pólvora contamina cinco veces más el aire que respiramos todos los mexicanos en Septiembre y otras festividades. Entonces, ¿Por qué unos mexicanos irresponsables nos tienen que joder a otros mexicanos que sí queremos respirar y vivir sanamente? Para las autoridades de EDUCACIÓN, GOBERNACIÓN, SALUD y MEDIO AMBIENTE, la respuesta a esta inquietante e inexpugnable interrogante  es tan difícil de encontrar como lo sería también para ellos y otros relacionados desentrañar los misterios de la fuga del Chapo Guzmán del penal de Máxima Seguridad de México. En realidad no es que no sepan. Solo se hacen pendejos, ya que la respuesta es muy sencilla: Corrupción y desinterés. Ganas de NO HACER NADA. Porque “…Podereoso caballero es don dinero”, y mientras el pueblo y las masas se distraigan, que se distraigan con lo que quieran, faltaba más, sobre todo en esta época de Reformas, Ayotzinapas, Narvartes, Guerreros, Michoacanes, Narcotráficos, Asesinatos, Adquisición inexplicable de Inmuebles, Favoritismos Políticos, y contraposición de versiones reales, versiones históricas y versiones oficiales  y todas esas cosas de las que yo, nada sé.

HISTORIAPor eso hoy, la pirotecnia es un argumento de celebración tradicional tan falso, como muchos de los mártires que dicen los libros de texto que nos dieron patria, ¡Iiiii sIñor!

La PIROTECNIA es un gran negocio de unos cuantos poderosos dueños de las fábricas de pólvora, a los que el gobierno protege no solo por los altos intereses económicos y políticos que convienen, sino también por ser los mismos proveedores de material explosivo para la milicia. La contaminación beneficia a muchos y el gobierno no escatima en su apoyo a esta. Pregúntenle a Tanya Müller qué acciones ejerce su Secretaría del Medio Ambiente para detener la contaminación por pirotecnia. Pregúntenle que hacen para detener la venta de pólvora en mercados, tianguis y establecimientos. Tal vez dirá ante los medios de comunicación que emprenden acciones firmes, pero la realidad es otra. Vean el cielo, huelan el aire, escuchen el silencio. Y formen su propio criterio. El pretexto siempre será la TRADICIÓN.

Todos sabemos los daños ocasionados por la pirotecnia. Los más jodidos (mentalmente) la siguen empleando. Y no me refiero a los niños, inocentes criaturas que gozan de ella. Yo fui niño y también lo disfruté, porque no conocía sus efectos. Al gobierno le conviene porque al igual que el fútbol, distrae al ignorante pueblo y porque es un gran negocio. A los padrecitos de iglesia también les ayuda a mantener su “rebaño” unido, contento y apoyando la causa limosnera. Al pueblo lo embrutecen las luces y los estruendosos sonidos que  hacen sentir poderosos a los más débiles, a los más jodidos y a los más ignorantes. Es un simple estímulo sensorial cuyas vibraciones y efectos ópticos enajenan y enardecen, pero también debilitan al quitar energía. Por eso es tan socorrida en las fiestas populares y en Septiembre, cuando el Gobierno Central y los representantes de los Estados dan el famoso grito de ¡Viva México!, mientras en realidad lo matan con muchas acciones.

La pirotecnia no solo contamina; es altamente peligrosa en su manejo. Altera los nervios. Sofoca. Causa accidentes terribles y en ocasiones mortales sobre todo a los niños. Lastima auditiva,  sensorial y emocionalmente  a los bebés y a los animales domésticos y de granjas. Violenta a las personas. Mata a las aves. Desquicia a los ancianos.

pirotecnia 1

Su contaminación va más allá del uso, pues ocasiona incendios en esas fábricas que el Gobierno llama  “clandestinas” para autoexonerarse de responsabilidad, pues ustedes los del gobierno conocen a todas ellas y saben a quién se le vende la pólvora. Son unos hipócritas. Permiten la venta en todos lados. Incendios que no solo causan daños y pérdidas humanas, animales y materiales, por no mencionar a los árboles y plantas de la zona, sino que también contaminan altamente las ciudades.

Es muy triste que tengan que ser particulares como su servidor entre muchos otros, o asociaciones civiles   los que tengamos que alertar sobre los riesgos y peligros de la PIROTECNIA así como los daños generados por su contaminación, cuando DEBERÍAN SER LOS GOBIERNOS ESTATALES, CENTRALES Y SECRETARÍAS (DE SALUD y MEDIO AMBIENTE), quienes hicieran esta labor de comunicación. Pero al parecer están muy ocupados redactando promesas políticas.

pirotecnia 2 miedo-cohetes

pirotecnia ceroEs deplorable que seamos nosotros, los ciudadanos conscientes y decididos, quienes hagamos CAMPAÑAS PREVENTIVAS contra la contaminación, elaboradas y publicadas con recursos propios en redes sociales, medios masivos y medios cautivos, ahorrándoles a ustedes, miserables,  lo que deberían pagar por ellas y ayudándoles a que esos recursos económicos en lugar de ser destinados a lo productivo para el mejoramiento social y ambiental, los empleen en sus autocampañas de imágen y autoalabanza, jactándose de lo mucho que dicen que hacen por la sociedad que mantiene, ignorantemente una parte  y  resignadamente la otra, sus sueldos, sus puestos y sus transas, así como sus descuidos y negligencias.

 … Cofff…cofff.

Ustedes, los responsables de la prevención y de la solución, parecen más bien decir:

Hombre fuegoMEXICANOS:

¡Ahí tienen sus sonoros y visuales pirotécnicos, para que sus corazones retumben de emoción y sus cerebros del Pleistoceno también se estremezcan al rugir del cañón.

Siéntanse como el dios del trueno con su sonido.

Siéntanse poderosos con el dominio que les damos del fuego, hombres y mujeres patriotas del Neandertal Mexicano!

Vivan hoy y despreocúpense del mañana, pues como sus guardianes les prometemos que ya cuando los gases les impidan a sus ojos  ver el Sol, cuando sus oídos no puedan escuchar nuestras mentiras, cuando sus nervios afloren a la piel y cuando las enfermedades en el aire no puedan ser desterradas por el viento y acechen a sus hijos en las calles, entonces y solo hasta entonces,  los reconfortaremos con la dulce miel llamada tradición, al obsequiarles espejos que reflejarán su propia realidad inducida por nuestra visión  perversa, falsa y fracturada hacia un espejismo triunfal, siempre apegados a las raices que nos unen y aludiendo a la motivación enajenante de nuestro grito:

 ¡MEXICANOS, VIVA MÉXICO!… Aunque muera.

Juan Carlos Poó Arenas

pirotecnia 3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s