MALA PRAXIS. Falsos Oradores

Cuidado con los Coach de Vida.

Por Juan Carlos Poó Arenas / 19 de Octubre 2015

SERVICIOS-B02 copy 3sharp baja

Fotografía / Derechos Reservados Juan Carlos Poó

Una nota de interés para ti sobre los falsos oradores que profetizan verdades que no entienden y que mienten hasta cuando dicen la verdad, haciendo de una tierra de ciegos su insignificante reinado.

Cuando el orador sacó brillo a sus palabras, estas siguieron huecas, pero relucientes, y deslumbraron a todos los ignorantes.

Juan Carlos Poó A.

Coach 1

     Cuando pienses en contratar a uno de esos  muy de moda Coach life para que te entrenen hacia una vida altamente organizada y productiva, o asistir a alguna conferencia de estas que se ofrecen ya desde hace muchísimos años sobre superación personal, -esas que te hablan del aquí y ahora, del sí se puede o esas que te enseñan cómo tener salud plena o cómo hacer mucho dinero con solo decretarlo (gran palabra) -, te sugiero tomar siempre en cuenta lo siguiente, y de antemano preguntarte quién es la persona que te brinda tan grandes oportunidades y si esta persona ya predica con el ejemplo, o solo vomita de memoria lo poco que ha entendido o aprendido en cursos a los que ha asistido o que ha pagado por Internet.

coach 2La diferencia entre un buen “speaker” y el que no lo es, no se basa en su dominio del lenguaje, ni en su cultura, ni en su saber, ni en la parafernalia que emplea, sino en la honestidad de sus mensajes. Sé prudente en su búsqueda. Sé prudente en su encuentro. 

Quienes buscamos la verdad desdeñamos la mentira, no obstante sepamos que esta es la constante compañía de verdades. Esto está un poco relacionado con su definitiva relatividad a la teoría del caos. Es decir que, para que exista orden debe haber existido caos. Para que exista verdad, debe existir la mentira, y todo en sentido contrario también aplica.

Decía Oscar Wilde que la base misma de la sociedad civilizada es la mentira, pues la finalidad del embustero consiste simplemente en agradar, en deleitar, en proporcionarnos un placer.

En lo particular siempre he pensado que es muy importante distinguir a aquellos que dicen querer abrirte los ojos para en realidad mantenértelos cerrados y que así puedas seguir su guía por el sendero obscuro de la ignorancia con la única finalidad de estar siempre a su alcance, disposición y merced, pues no existe nada más redituable  que la ignorancia. ¿Te suena familiar?  La política, el empleo de la religión –que también es política-; el comercio, la publicidad, la medicina, los espectáculos violentos; las telenovelas, el futbol y cualquier tipo de entretenimiento que fanatice y frenetice al espectador;  hay muchos otros, entre los que se encuentran por supuesto las falsas promesas que generan también falsas expectativas de superación personal y económica basadas en otros también falsos argumentos que, al ser seguidos sin comprensión y como un simple dogma de fe, te generarán -como muchos de los productos cuyos valores y atributos sobrevende la publicidad-, una falsa satisfacción de compra, cuyos intereses pagarás con creces durante largos años, al ver que en realidad NO  PUEDES hacer “todo aquello que te propones”, ni puedes obtener “todo el dinero que deseas”, ni puedes tener “toda la salud que mereces”, ni “todo el amor que ansias”. Y esto es por una simple y sencilla razón: quien te lo afirma, quien te lo dice y quien te lo asegura, no te transmite nada más que una simple noción de una gran búsqueda a la que nos enfrentamos todos, pero nunca te dice el verdadero “¿Cómo?”, no solo porque lo desconoce, sino porque ese implica un esfuerzo mayor a la facilidad que te promete.

Lo único que consiguen, con su Mala Praxis, es generar un satisfactorio emocional  inmediato y posteriormente, ante las expectativas “inalcanzables” de cada individuo,  provocan una enfermiza frustración que ellos no podrán por supuesto manejar ni solucionar en ti ni personal ni clínicamente, no solo porque no están capacitados para ello, sino porque no han podido comprender los propios mensajes que ellos mismos promueven, porque no son mensajes propios, porque transmiten las enseñanzas de otros a quienes tampoco comprenden, porque son simples mensajeros cuya capacidad consiste solo en ello, porque no conocen el verdadero significado de las ideas y porque nunca han hecho una real y verdadera introspección de sus vidas; además por supuesto, porque no les interesa más que su propio e inmediato beneficio personal, que va desde la obtención de grandes sumas de dinero hasta la misma adulación de aquellos que ignorantes, hacen honor de aquél viejo refrán que menciona El que no conoce a Dios, a cualquier pelado se le hinca”.

Es de esta forma que abundan, en todo el mundo y desde que tengo uso de razón y mucho antes y más antes que antes, pero tal vez más ahora que nunca en aras de una imperiosa y absurda necesidad social de crecimiento y competitividad, los grandes maestros de la coach coachoratoria motivacional, los sofisticadísimos cursos de superación personal y los cursos que pretenden forjar “gurús”, avalando mediante espléndidas certificaciones internacionales a distancia el ejercicio profesional de aquellos discípulos que buscan el oficio como “guías de vida”, y que pueden ser estudiados presencialmente o a través de cursos por internet cuyos costos en algunos casos son exorbitantes como es el caso del aparente pero no realmente moderno concepto “Life Coach”.

coach 3

Desde luego También se encuentran los  “Métodos más efectivos para hacer dinero  fácil y rápido”  o para “Convertirse en Millonario y dejar de sufrir”  ya sea a través de técnicas paso a paso – que por supuesto venden más libros y cursos -,  o bien a través de seminarios y pláticas individuales de mercadeo múltiple entre muchísimas otras técnicas. Desde luego para la carencia y confusión espiritual y emocional también existe un gran potencial de negocio, pues es precisamente esta vertiginosa época, en la que el exceso de información y la falta de introspección,  la carencia de líderes sanos y con credibilidad, la pérdida de principios y valores, la excesiva tolerancia en unas cosas  y la falta de ella en otras, la crisis espiritual, política y económica, entre muchos otros factores, hacen que todos busquemos el verdadero significado de una existencia que aparentemente no significa nada para nadie, tal vez ni para nosotros mismos. Por ello, los grandes empresarios del mercado de las emociones y la espiritualidad –quienes en su mayoría son expertos financieros en el manejo y creación de nuevos productos y conceptos, en el mercadeo de los mismos y que en su mayoría son de “manufactura”  extranjera-, exportan dichos  “productos de la verdad” y “ motivacionales de patente” hacia los países con mayor población y menor educación académica, con mayores crisis económicas  y mayores  enajenaciones religiosas, o con mayores crisis espirituales e individuales –los cuales  como sabrás no son tarea difícil de encontrar en América Latina-, todo ello  con la finalidad de vender al alma lo que más añora, ESPERANZA ; al ego lo que más necesita, ÉXITO en la COMPETITIVIDAD;  y al individuo la seguridad que más le falta …DINERO.

He cumplido mi parte. El Sueño está formado EN TI.  Ahora, DE TI  depende hacerlo realidad –se atreven muchos a decir-.

El mequetrefe orador balbuceaba como niño y como niño recibió grandes elogios.

Juan Carlos Poó A.

Siempre cae más pronto un hablador. Parece –aunque no lo es-  ser costumbre moderna de infinidad de pseudo autores y oradores, el pensar que con el solo hecho de haber acudido a ciertos cursos de moda -principalmente de superación personal-, pueden adueñarse de conceptos ajenos que ni ellos mismos entienden, impartiendo pláticas por doquier con dichos dogmas y aún más osada y descaradamente, publicar libros y escritos sobre  ideas que no les corresponden a sus fugaces neuronas, ideas que en sus mentes han creído tan familiares como propias. Tal es el caso de los cientos de cursos, cursitos y cursillos que sin demeritar su seriedad original, han sido transformados y reducidos a su concepción y entendimiento más básico sobre  “Ley de Atracción”,  “Couching de Vida”, “Metamanagement” , “Sanación”, “Constelaciones” “PNL (Programación Neuro Lingüística)”, “Reiki”,  y qué se yo cuanto más, que si bien son conceptos originales valiosísimos y bien definidos, son modificados e impartidos por personas que en su vida han tenido una visión propia de las cosas y repiten en automático sus malinterpretados aprendizajes, incluido el malogrado “Feng Shui”, que al ser occidentalizado y enfocado hacia la adquisición de grandes riquezas y bienes materiales ha perdido toda la fuerza de su verdadera esencia y riqueza oriental. Están también aquellos que hablan en programas de radio y televisión y generan “los decretos” como si fuesen recetas de cocina. O los que, sin el más mínimo conocimiento de la física mecánica, las matemáticas, la astrofísica, la calculadora y ni siquiera el ábaco, se atreven a ofrecer y brindar pláticas sobre  “FÍSICA CUÁNTICA” como si fuesen expertos de la NASA en tal ciencia, enfocándola desde luego hacia el moderno concepto de “El Secreto”, un secreto que ellos mismos aún no han descubierto, -habrase visto tal osadía-.  Hoy, como siempre, el dinero es el dios que corrompe las doctrinas, las ideas y los pensamientos de aquellos que honestamente los han generado y de aquellos que los emplean indiscriminadamente para obtener fortuna, bienestar y riquezas, sin entender un bledo de lo que la profundidad de cada pensamiento o doctrina quiere expresar en realidad.

Conozco personas  de cierto poder adquisitivo que  han tenido la fortuna de viajar  a países como la India, Inglaterra, España, Alemania, China  o Norte América, entre muchos otros,  con la sola finalidad de asistir  a alguna conferencia o tomar  un curso intensivo con personajes de la talla de Osho, Deepak Chopra, Wayne Dyer,  Stephen Covey o Dalai Lama, por solo mencionar a algunos, y regresan jactándose de ser “DISCIPULOS” de tales personalidades –como el “pequeño saltamontes lo era del Maestro Po en aquella famosa serie de televisión KUNG FU de los años 70’s – , agregando por supuesto tal término a la colección de títulos nobiliarios dentro de su extracto curricular.

Aunque parezca increíble, conocí a un charlatán que después de medio hojear el famoso libro El Arte de la Guerra, impartía pláticas y lucía presuntuosamente en su fact sheet (para mí fact shit) como  punto clave el haber sido discípulo de  Sun Tzu, autor del mismo, ¡ver para creer! Lo más curioso, gracioso, temible y lamentable, era la credibilidad de sus audiencias y seguidores, pues no existe nada más pecaminoso ni ciego que la ignorancia y esa, a mi parecer, es la madre de todos los listos.

Todos los presentes secundaron sus palabras y de pie,  extendieron sus muletas para seguir al viento en su afán de conquista.

Juan Carlos Poó A.

 

En el medio de los oradores, speakers o conferenciantes por supuesto también existe gente honesta, disciplinada y con conocimientos de los que jamás harán uso para mofarse de sus audiencias ni de los individuos, o sentirse superiores a ellos.  Sus palabras serán más vistosas que las grandes escenografías o parafernalias que otros necesitan tanto de relleno. Un orador y pensador brillante y honesto jamás usará paleros o aduladores comprados ni aplausos ensayados fuera de tiempo. Un pensador talentoso lucirá por sí mismo. Te mostrará caminos. No te prometerá resultados. Te ayudará a conseguirlos. Te guiará. Será atento contigo y los demás. Responderá tus dudas cuando sea necesario. Si no se permiten preguntas por ser un grupo muy grande o por el limitado tiempo para su exposición, te proporcionará otro medio para estar en contacto con él. Debes recordar que un buen orador no necesariamente puede ser un buen ideólogo o pensador; algunos son buenos para transmitir las ideas de otros porque creen en ellas. Pero un buen pensador tendrá  ideas propias,  capacidad de análisis, y como oradorlogrará brindarte una gran orientación para obtener  resultados muy poderosos en ti. Un ideólogo transmitirá su pensamiento de manera natural, sin rebusques ni confusiones y este podrá efectuar cambios verdaderos en tu persona, porque ya los ha experimentado en él, sin aparentar ser perfecto ni ser una persona de éxito absoluto, porque él también se mostrará ante ti como alguien que ha encontrado caminos pero que se encuentra en busca de otros. Alguien así, nunca termina de aprender.

Para tomar en cuenta:

1- No se dice “CONFERENCISTA” se dice “CONFERENCIANTE“.

Juan Carlos Poó Arenas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s