CARTA DE JUAN CARLOS POÓ A MURRY TAWIL. Presidente del Consejo de Administración de tiendas + KOTA

Ciudad de México a 20 de abril de 2020

A T E N C I Ó N:
Murry Tawil
Presidente del Consejo de Administración                            Tiendas + KOTA

Me consta personalmente que las tiendas que representas, mismas que son de tu propiedad y tus socios, no tienen ningún control de calidad en el manejo de los animales que venden, ni tampoco ética alguna en el trato miserable que dan a los animales. Sus tiendas son un infierno para los ellos y una mentada de madre para los visitantes que los observamos constantemente. Sus tiendas son una mierda.  Muchos de  sus  empleados de mostrador -vendedores y cuidadores- también lo son. Y ustedes, tanto empresarios como líderes, directivos, ejecutivos y operativos, desde luego… también lo son. Ni hablar, la fama la has ganado a pulso, y hay que reconocerlo. Honor a quien honor merece.

Al igual que muchas personas, tengo muy malas experiencias con ustedes al visitar sus establecimientos en varias partes de la CDMX y la República Mexicana. Poseo videos y fotografías captados personalmente de animales muertos, animales enfermos, animales sin agua y sin alimento, espacios sucios y pésimas condiciones en su trato y manejo.

He tenido que utilizar diferentes estrategias a título personal para ordenar y exigir a tus empleados de mostrador que limpien jaulas y peceras, que dejen agua a los animales a libre disposición, que den alimento y que aparten a los animales enfermos de los sanos. A muchos me los he llevado pagando su “rescate” en tus pinches tiendas para atenderlos y rehabilitarlos por mi cuenta, pues de no ser así, hubieran muerto sin atención. Varios he salvado. Varios se me han muerto. Y jamás pedí garantía. Porque tus garantías me valen madres y porque no he pagado por ellos como mercancía, sino para intentar salvarlos de sus manos. He también dado seguimiento al cumplimiento de la atención a los enfermos dentro de tus tiendas, solicitando la intervención de tus veterinarios. Esos que dices tener pero que no cumplen horarios ni están jamás a disposición de los que enferman, sufren y mueren en tus tiendas. He intentado hacer mucho para contrarrestar el mal que tú y los tuyos hacen a los animales. He dedicado mi tiempo a los animales de tus tiendas. Pero esa no es mi chamba. Es la tuya. Es la de tus lacayos. La de tus miserables bestias de mostrador. Y lo que he visto y he podido hacer es muy poco, inconmensurablemente  poco, en comparación con el daño que ustedes provocan, también inconmensurable e inaudito.

Todos ustedes, desde luego incluyéndote e incluyendo a  Isaac y a Vivian, son una basura de personas. Viven como parásitos del tráfico de animales –sin importar si es legal o no, finalmente es tráfico–  y tienen varias demandas y querellas perdidas por tráfico ilegal (no te hagas pendejo). Y aun así, teniendo la osadía de traficar y de tener los animales en pésimas condiciones, tienen  el cinismo de negarlo, una y otra vez, pese a los testimonios en redes sociales, los testimonios gráficos y probatorios de gente en todas partes de la República Mexicana donde parasitan tus tiendas, y pese a todas las denuncias legales que se presentan siempre para exponer los delitos que cometen con los animales y el maltrato que les dan.

Te haces pasar por gran empresario, pero no eres más que un parásito. Solo eres un vil traficante. Un asesino y un maltratador de animales.

Los animales son un objeto de comercio para ustedes.

Desde su creación, +Kota, no se ha caracterizado por mostrar empatía, respeto ni amor por los animales. El poner precio y garantía a un ser viviente, sensible y muchas veces  consciente de su entorno; el etiquetarlo como “objeto”; el maltratarlo, el no atenderlo, el enfermarlo; eso es la mejor prueba de lo que digo. Y su promesa de compra-venta, su premisa de satisfacción al cliente solo demuestra su podredumbre mediante una cínica leyenda de garantía que promete el reembolso o la bonificación de una vida por otra:

“¿Se te murió porque te lo vendimos enfermo? ¡No importa! Te lo cambiamos”.

Sus frases publicitarias y promesas y estrategias  mercadológicas solo comprueban y resaltan esa  miserable visión del animal “desechable” y la cosificación a la que es sometido cada individuo en tus tiendas +KOTA.

Ustedes, tú y tus socios y aliados, son una vergüenza para la sociedad general;  tú eres una vergüenza para la comunidad judía;  son una mentada de madre para el mundo progresista; una patada en  los huevos y en los ovarios para quienes día a día nos comprometemos por el bienestar animal. -Y no hablo de Lolita Ayala que es uno de tus aliados ni de su comité Pro-Animal que mata animales sanos o enfermos desde hace años en las calles arriba de sus unidades-. No. Hablo de klos que SÏ salvamos vidas. Ustedes forman parte de  la miseria de esta sociedad permisiva que no hace nada por dejarlos fuera de actividad y competencia.

Y hablando de competencia, Ojalá quiebren pronto. Se los deseo de corazón. Te lo deseo de corazón. Falta poco para ello. Tus números lo dicen y tú lo sabes. Tuve voz de profeta cuando les dije una y otra vez a tus pendejos corporativos que si no trabajaban mediante una estrategia basada en el respeto de los animales y la sensibilidad de la gente, tenderían al fracaso y al repudio social. Y ahora… ¡Ya nos tienen hartos!, de verdad, ya nos tienen hartos. Son lo peor de lo peor. Qué vergüenza. Me das lástima. Ojalá te conviertas en alguien productivo y constructivo y no en un parásito que vive a costa de los animales.

Salúdame por favor a Isaac y a Vivian.
Y vayan a chingar a su madre.

¡Namasté!

A t e n t a m e n t e
Juan Carlos Poó A.

P.D. Les dejo tres enlaces sobre las últimas noticias que leí de ustedes publicadas en redes sociales  al día de hoy, denunciando la muerte de animales en  su  tienda en Veracruz. ¡Qué poca madre!

¡La cuarentena por el Coronavirus NO ES PRETEXTO! Eres un hijo de puta, y tus socios empresariales y los empleados de esa tienda, igual. Son unos delincuentes miserables. Dejar esos animales a su suerte sin agua y comida es para meterte a la cárcel junto con los responsables de la tienda.  Eres un verdadero villano. Un criminal de esos que llaman de cuello blanco.

https://www.merca20.com/denuncian-maltrato-animal-en-maskota-y-la-marca-culpa-a-la-cuarentena/

https://www.sdpnoticias.com/local/veracruz/abandonan-animales-tienda-kota-en-veracruz-video.html

https://pueblaenlinea.com/2020/nacionales/abandonan-animales-dentro-de-una-tienda-kota-y-se-los-comen-las-cucarachas/

 

Carta escrita el Lunes 20 de abril de 2020, en época de cuarentena por la Emergencia y Contingencia Sanitarias derivadas de la Pandemia Mundial de Coronavirus COVID 19.

 

A quienes sienten ser o intentan ser Protectores de Animales en México

Una carta abierta y honesta a los protectores y protectoras de animales en México.

Por Juan Carlos Poó Arenas / 16 de agosto de 2019

La presente carta no intenta minimizar el esfuerzo y sacrificio que muchas y muchos realizan diariamente desde hace años. Por el contrario, es una aportación humilde y sencilla para que puedan tener un panorama amplio y mayor control de autoconocimiento todos y todas aquellas que trabajan arduamente en la protección de los animales y procuran el bienestar de las criaturas.

No se nace siendo protector. Ni es un don especial. Tampoco es una virtud. Ni un toque divino. Solo es una respuesta emocional a las experiencias propias y a los contextos sociales en los que nos desarrollamos como individuos pensantes.

Yo amo a los animales, pero no nací amándolos. También los protejo, pero no nací haciéndolo. Los traumas y experiencias de la vida y las malas personas que he conocido atentando contra ellos, o las malas condiciones en las que comparten su existencia con nosotros me hicieron poner especial atención en los padecimientos de mis compañeros de mundo, y lo que soy y lo que hago lo he tomado por decisión y voluntad propia, por mis propias emociones y sentimientos, y no por mandato divino ni por imposición ni por sentirme un elegido.

Amar o proteger a los animales no me hace mejor que  los demás. Esa sería una manera de pensar absurda y estúpida, egocéntrica y egoísta y de muy poca sabiduría. Lo que hago lo hago por ellos y por mis sentimientos, no para posicionarme en un pedestal competitivo dentro de la sociedad humana.

Si bien estoy de acuerdo en que quienes dañan a los animales por voluntad propia son despreciables (por ambición, diversión o perversión), debo también atender que todos, absolutamente todos, aún de manera involuntaria, o mejor dicho aún, de manera caprichosa, accidental o conveniente, todos hemos y seguimos dañando el planeta; todos hemos y seguimos matando y lastimando animales; no importan nuestras buenas intenciones. Todos somos un accidente que provoca uno y otro accidente en esta vida caótica, en la que precisa y paradójicamente no puede existir el orden sin el caos; no puede existir el bien sin el mal; no puede existir el protector sin que exista el maltratador o por lo menos, no puede existir el reparador sin que exista el daño.¡

¿Quién ha caminado sin pisar una hormiga y sin siquiera percatarse de ello? ¿Quién viaja en automóvil, motocicleta o transporte urbano sin contaminar? ¿O sin aplastar un gusano o un caracol en el camino? ¿Quién ha despulgado un perro sin matar una pulga? ¿Quién ha dejado de comer carne sin antes haberla probado? ¿Cuántos aman a los perros pero son fóbicos a las ratas, alucinan las arañas o eliminan a  los que temen? ¿Quién no ha depredado alguna vez, encendiendo una fogata sin importarle los insectos que habitan en la madera con la que hacen esta, o quitando maleza del jardín y arrasando con micro-macro ecosistemas enteros imperceptibles a su vista?  ¿Quién no ha usado bronceador en la playa, o jabón en la bañera, o gasolina en el auto, o cosméticos experimentados en animales? Y las preguntas son miles. Quien diga que no a todo, es un ciníco, cinica, hipócrita y egoísta. Todos lo hemos hecho. Porque somos parte de un sistema social que nos ha instruido y del cual aunque queramos, no podemos escapar por completo.

 Porque tendríamos que escapar también de nuestra propia condición y limitante humana.

Pero intentar ayudar, y lograrlo, aunque sea en un aspecto o a unos cuantos, nos hace abrir los ojos y sentir que somos mejores que antes, y eso, sí es válido. Mejores que nosotros, no que los demás, porque deseamos darnos cuenta, porque aún aceptando nuestra limitada condición de depredadores involuntarios, intentamos mejorar y le decimos al crador, sea quien sea, que no estamos de acuerdo con el sufrimiento de otros, ni con el propio.

Así que, si están de acuerdo hasta aquí, pueden seguir leyendo. De lo contrario, será inútil que pierdan su tiempo.

SI DE VERDAD QUIEREN SER CONSIDERADOS PROTECTORES, ANIMALISTAS O RESCATISTAS, Y DESEAN QUE SE LES TOME EN CUENTA, ATIENDAN A ESTO.

Hace poco veía el vídeo de algún lugar en la India, donde los rescatistas de una ONG testimoniaban el rescate y atención de un cachorro de perro frente a los desesperados aullidos de su madre quien alertaba sobre las heridas de su cría a los rescatistas.

Fuera del drama animal de la madre y el cachorro, y del final feliz, llamó especialmente mi la atención el empleo de una ambulancia rotulada con el nombre de la ONG, dentro de ese contexto de miseria y poca urbanización que mostraba el vídeo.

Cabe resaltar que la India es un país de contrastes extremos.

Con una población registrada hasta finales del año 2018 de 1,352,617,328 personas (para quien le cueste trabajo leer números estamos hablando de mil trescientos cincuenta y dos millones seiscientos diez y siete mil trescientos veintiocho humanos), de los que solo un 0.39% son inmigrantes (en el vídeo los rescatistas son Indios, ni ingleses ni gringos), por lo que el contexto es real, no aspiracional.

India también es uno de los países más grandes del planeta, con una densidad poblacional de 411 habitantes por km. cuadrado. La extrema pobreza de sus habitantes, sigue siendo altamente preocupante, y los niños pobres no la pasan nada bien. Basta tomar en cuenta que de los más de mil millones de niños que padecen las consecuencias de la pobreza en el mundo,  600 millones padecen extrema pobreza, y la India alberga al 30% de estos niños, con consecuencias espantosas como desnutrición, deshidratación, desamparo, enfermedades terribles, mortandad y bajo desarrollo físico y mental.

Ahora imaginen si eso sucede con las personas, con los niños que son  criaturas inocentes de India, ¿Cuántos animales desamparados en ese país sufren las consecuencias del subdesarrollo?

Pese a ello, y tal vez por ello, el video muestra UNA AMBULANCIA de rescate animal de una ONG. ¿Por qué? Tal vez la respuesta está en el contexto. Tal vez en las siguientes líneas. No lo se.

Por favor alguien, algún protector de animales independiente, o el representante de alguna ONG o Asociación del mismo ramo, por favor dígame, en un país como México, en una Ciudad como la de México, o Guadalajara, o Puebla (solo por ejemplificar), con mayor desarrollo urbano, mayores y mejores vías de comunicación, mayor nivel escolar que en la India, con mayores recursos, con mayor capital en todos sentidos, con menor población y con más ONGs protectoras de animales que en la India, sin contar el gran fanatismo religioso, díganme:

¿Con cuántas ambulancias para rescate y atención en primeros auxilios de animales en México se cuenta, por Ciudad, por el país completo que es bastante grande y de grandes recursos? ¿Cuántas Asociaciones ya tienen la suya? ¿Cuántas asociaciones se han unido para adquirir unidades? Reitero, ¿Con cuántas ambulancias se cuenta para los animales? ¿Con cuántos hospitales grandes y llenos de recursos tecnológicos y humanos como en otros países se cuenta para los animales desamparados?

Si el número es menor a 10, a 5 o a 2, la respuesta está en la idiosincrasia.

En esa maldita cubeta de cangrejos mexicanos donde cuando uno intenta salir los demás lo jalan para abajo y por eso no importa traerla destapada pues el riesgo de libertad es saboteado por todos sin excepción.

Y si la respuesta no es alentadora, sugiero a quienes se dedican a rescate y protección que ya es momento de olvidar diferencias y protagonismos y pensar como empresarios y no como mendigos o pepenadores,  pidiendo que otros paguen sus facturas.

Es tiempo ya de unirse unos y otros para generar precisamente esos recursos que tanta falta hacen a los animales desamparados y que por culpa de los egos y el individualismo moral y mental hacen que el progreso en materia de protección animal en México se convierta en un circo y en un lastre y una carrera de obstáculos no superados que solo llevan a la frustración, la depresión, la beligerancia entre unos y otros y el desánimo moral, llegando incluso a la insalubridad mental.

Piénsenlo,

Con unión y liderazgo real habría menos acumulación desesperada, menos hacinamiento, menos desgaste y menos intervención de esas y esos pseudo protectores mesiánicos mal llamados “eutanásicos” que asesinan animales sanos según ellos y su justificación insana para evitarles una vida incierta, corrompiendo así los fundamentos esenciales de la eutanasia, que es la muerte por misericordia solo para evitar sufrimiento irremediable cuando este ya existe, y no quitar vidas cuando a ellos estorban, en su mente, en su política, en su emoción o en su camino.

Piésenlo, la preparación es todo:

  • Es estar preparados moral, mental, física y emocionalmente para la labor.
  • Preparación es saber manejar el lenguaje para saber comunicarse con los demás, para expresar lo que se piensa y siente sin ofender, para pedir lo que se requiere y necesita, para saber leer y comprender los mensajes, para no joder a los que se dedican a lo mismo sintiéndose superior por tener mayor dominio de recursos. Para ayudar y orientar a los que menos saben. Para saber escuchar.
  • Preparación es tener menos ego y ser más colectivos.
  • Preparación es aprender técnicas de rescate.
  • Preparación es estudiar y leer en los libros y documentos serios, no dedicarse a ver casos tristes en las redes sociales y autolimitarse con pensamientos negativos de desesperanza y odio, aún entre ustedes que ayudan a los animales.
  • Preparación es saber escribir correctamente y no con apócopes de niños;  hacer llegar sus escritos a las instancias indicadas, y no pasarse la vida mentando madres en redes sociales a los toreros o a los maltratadores que jamás leerán sus escritos; ni desahogarse en posts o publicaciones  replicadas mil veces por sus amistades, ni escribir solo para pequeños círculos que les aplaudieron porque les conocen. Eso es solo corretearse su propia cola en una carrera de vuelta sin fin, como las orugas que siguen a otras en el círculo mortal hasta que se extinguen, cuando el alimento está a unos pasos.
  • Preparación es ejercitarse físicamente para estar disponible en cualquier caso de emergencia, para saltar una barda o atravesar rápidamente una avenida.
  • Preparación es aprender algo de primeros auxilios en veterinaria y tener siempre un kit en un maletín de medicinas básicas, jeringas y gasas.
  • Preparación es dejar de rescatar animal tras animal sin tener ni que darles de comer ni como conseguir comida. Eso no es ayudar al animal sino joderlo y evitar que consiga sus propios recursos.
  • Preparación es no pasar la factura a otros por sus rescates, a excepción de que lo hagan CON PREPARACION, estrategia, orden, y una adecuada administración que los ayude a mejorar su sistema y la cantidad de sus rescates con calidad, no a seguir abriendo agujeros imposibles de tapar.
  • Preparación es no pedirle a otro que haga lo que tu puedes hacer. Eso es holgazanería y comodidad.
  • Preparación es conocer los propios limites y dejar de sentirse Dios.
  • Preparación es tolerancia, a lo demás y a uno mismo.
  • Preparación es dejar de lloriquear en redes sociales y actuar en la vida real, y saber que no todo está bajo control.
  • Preparación es autodeterminacion, no solo exploración ni ensayos de falso autoconocimiento.
  • Preparación es tener ideas propias y cultura  y dejar de repetir frases célebres de personajes famosos cuya veracidad desconoces.
  • Preparación es administración del tiempo.
  • Preparación es organización individual y colectiva.

Y la organización lleva al desarrollo, y el desarrollo lleva a la obtención de más recursos para ayudar a los animales.

Para pedir dinero hay que prepararse, y con preparación y organización, el dinero llega fácilmente, y el dinero compra y se obtienen recursos, casas, terrenos, hospitales, medicinas, médicos, ambulancias, y satisfacción de hacer las cosas bien, pero sin organización, nada de ello puede existir y nada de ello se puede generar.

Piensen si realmente intentan ayudar a los animales por ellos, o solo lo hacen por ustedes mismos. Piensen si lo hacen por salvar vidas y darles calidad, o solo por mantener vidas sin calidad. Piensen si lo hacen por ayudar, o solo por sentir el poder y el control al ayudar.

 

Piensen si lo hacen de la manera correcta -y si es así- dejen de joder y atacar a otros y comiencen a ayudar a los que intentan ayudar y no critiquen cuando a algún acumulador o a algún albergue o a algún protector, se le sale de control la situación.

Ayúdenlo,  y si no se deja, ayúdenlo a que deje de intentar ayudar, pues no es la persona correcta para hacerlo.

Entonces y solo entonces, podrán presumir que son personas buenas que se dedican a la protección y rescate de animales. De lo contrario, solo serán entes que buscan el sufrimiento de otros para encontrarse a sí mismos sintiéndose bien.

Entonces, y solo entonces, podremos prosperar como sociedad y como país en materia de bienestar animal, y ningún político de quinta, por no decir de mierda, ninguna ley sacada de la manga por legisladores de mierda, ningún aval de mierda de ninguna federación o institución por muy rimbombantes que suenen o muy de gobierno  que sean, , podrá proponer políticas o reglas de mierda que lastimen a los animales, vulneren su seguridad o perjudiquen a la comunidad de protectores y protectoras.

Apoyen a otros, solidarícense con las causas de otros,  no solo las propias.

Prepárense ya, organícense ya, y serán intocables.

De otra forma el sistema, los ciudadanos y los politiquillos los seguirán viendo como fanáticos, locos, desquiciados, desadaptados, beligerantes, ineptos y desde luego, fácilmente controlables e intrigables, a los que se puede desunir fácilmente y poner unos en contra de otros, lo cual es el principio básico de la manipulación social.

Por cierto los “Protectores independientes” que piden dinero (lo cual no es malo si su causa es noble) , deberían dejar de pararse el cuello con los recursos ajenos y hacerse nombrar mejor como “protectores operativos” o “socios protectores de campo” o “protectores activos” o “técnicos de campo”, pues mientras no generen sus propios recursos con estrategia, siempre necesitarán un “socio capitalista”. El término “independiente” no les va.

Y ser una sociedad y reconocerlo como tal, no es nada malo, excepto para los ególatras y narcisistas protagonistas.

Y hablando de solidaridad,

¿Qué asociaciones están vigilando que no maten en el antirrábico de Coyoacán a los perros decomisados la semana pasada en la Colonia Lindavista? Porque creer en los comunicados oficiales de PAOT, de las instituciones de Gobierno o del propio antirrábico, es cosa de niños. VIGILEN DE CERCA, y solidarícense con el caso como lo piden a otros hacerlo con sus causas personales.

Si estás de acuerdo conmigo…

Por favor comparte esta publicación.

 

Juan Carlos Poó A.

MEGAN.

En tu memoria

Descanse en paz 02 octubre 2017

Ella es MEGAN. El pasado domingo me abordaron en la calle una señora de la tercera edad y su hija de 40 años, llenas de lágrimas en los ojos. Durante casi una hora sin dejar de llorar, me explicaron la terrible situación que vivían al ver a MEGAN, su perrita labrador de 14 años, que no podía mantenerse en pie desde hacía más de 15 días.. Padecía una enfermedad metabólica incurable Sin recursos económicos para pagar una consulta pues viven con solo $1,500 pesos al mes; sin nadie más que les tendiera la mano; desesperadas por no poder ayudar a la perrita que criaron desde bebé y y sin el interés de los veterinarios de la zona a quienes acudieron  que les apoyara con buena voluntad y vocación real. Mezquinos de mierda esos dos a quienes acudieron y quienes condicionaron más de $800 pesos para eutanizar a MEGAN sin ofrecerse a ir al domicilio, a pesar de que las mujeres viven en el segundo piso de una unidad habitacional cercana, y no contaban con alguien que las ayudara a trasladar a MEGAN a las clínicas. ¡Ya me escucharán esos dos mequetrefes hijos de puta!

Desesperadas me abordaron por referencia de quienes me conocen y saben que amo a los animales pero también a las personas buenas. Triste historia.

Ayer lunes, acudí con un veterinario para valorar a MEGAN, quien infortunadamente ya no debía luchar más pues su muerte cercana era inminente.
Tal vez padeciendo unos meses más de estoica agonía.

Me enamoré de ella. Un bombón de perra. Y me enamoré de su familia. Tanto amor a veces debe tomar las decisiones difíciles. Decidimos que la muerte era el mejor remedio a su dolor, y con la venia de la familia, eutanizamos a MEGAN, quien partió llena de besos y abrazos que le dimos, y rodeada del amor de su familia y de nosotros, mi hijo de 10 años, mi amigo Jacinto (veterinario de gran corazón como deberían ser todos), y yo, un simple desconocido que se convirtió en su fan número 1, pues el carisma de MEGAN, su carácter indomable y cariñoso, sus lengua insaciable que recorrió mi cara de manera incansable, su valor al soportar tanto dolor para seguir unido a su familia, me dejó una huella imborrable en la mente, el corazón y el alma. Y hoy, doy gracias porque aunque fui yo quien acabó con su vida, dejó de sufrir.

Gracias MEGAN, porque bastaron unos minutos de conocerte para conocerte de toda la vida. Gracias MEGAN, por formar también parte de mis recuerdos más entrañables y por permitirme apoyarte. Ahora es tiempo de ayudar a tu familia a seguir adelante sin tu presencia.

AMIGOS, AMIGAS. Damnificados HAY TODOS LOS DÍAS. CON SISMO O SIN SISMO.

A diario, a la vuelta de la esquina, hay siempre alguien que nos necesita.
No descuidemos nunca la oportunidad de ayudar a alguien. La lana va y viene. Hay quienes la tienen y son mezquinos y miserables con ella y no la comparten. Pero invertido para resarcir y atenuar daños, el dinero que se va siempre llega multiplicado en bendición.

Juan Carlos Poó A.