ANECDOTARIO de Juan Carlos Poó

Épocas y Recuerdos de J.C.Poó

     Una de las cosas fascinantes al tener un promedio de vida de 80 años es la manera como los seres humanos vamos cambiando física y mentalmente adaptándonos al entorno, a la época y a las circunstancias, entre otras cosas. Aceptar esos cambios es muy importante para seguir adelante y valorar lo bueno de atrás. El físico si lo vemos de una manera materialista y social, es factor que a todos preocupa. Pero si lo vemos de una forma real, vale madres. Lo importante es lo que aprendemos y como lo empleamos para con nosotros y con los demás. No seremos jóvenes por siempre, así que a disfrutar la magia de cada época y a seguir cometiendo pendejadas diferentes, porque cometer las mismas es de imbéciles y necios.

jJC1990 copy 1 OK bajaLa “Selfie” maldita.

Año de 1988. Sabiendo que tenía yo una agencia de modelos, una amiga desorientada me pidió escribir artículos de fotografía para la revista de la que era directora editorial. Pero, me sugirió agregar mi foto de perfil para acompañar los artículos con una cámara para identificarme como fotógrafo profesional. En ese entonces, no existía ni el instagram, ni el twitter, ni el face book, vamos, no existía ni el internet. Por lo tanto, las ahora llamadas “selfies” ni se conocían. Su nombre era “autorretratos”. Como mi primer artículo salía al día siguiente y no había mandado mi foto, me dispuse a tomarme un autorretrato frente al espejo, revelarlo en chinga y llevarlo corriendo (les recuerdo que al no existir internet tampoco existían los correos electrónicos. Tampoco existían los teléfonos celulares ni absolutamente nada de la tecnología de la que ahora disponemos para enviar archivos y a la que empleamos, en general, como simios, a lo pendejo).

Llegue a mi depa y me dispuse a retratarme yo muy acá frente al espejo. Pero andaba medio apendejado y tropecé; el espejo se rompió y pensé ─ “Ya valió madres mi foto”.

Entonces, me acordé del Sr. Yamamoto (que se parecía mucho al profesor Miyagi, sí, el de Karate Kid) y me fui en friega para pedirle un retrato donde saliera con en ese entonces mi cámara Cannon AL-1 (No, tampoco existían las cámaras digitales como ahora). No era automática (de motor, las que hacían “¡shhhhhk!”) sino manual (las que hacían “¡click!”) y de película de 35 mm. Salían muy padres las fotos. ¡Ahhh la nostalgia del grano contra los pixeles de hoy! Salí de su estudio haciendo la caravana típica oriental como un pequeño saltamontes y me fui en chinga a entregarla.

Este es el resultado. Luego dejé de escribir para la revista y la foto se quedó guardada, hasta hoy.

¡Seguro muchos pedirán que se vuelva a guardar!..

JCoficesnangel 2 bajaMi satisfacción como publicista.

Una de las satisfacciones más placenteras que me ha dejado la publicidad, para ser honesto, es no haber cedido nunca en más de 35 años (desde los 19 que tuve mi primera chamba en el medio) a realizar campañas que fuesen contra mis valores morales o buscar ni trabajar para marcas que atentan contra la vida o el medioambiente. En publicidad eso es muy dificil de lograr, porque las grandes corporaciones están tan diversificadas que muchas ocasiones nunca sabes en realidad para quién trabajas. Así que no ceder a la ambición desmedida te saca mucho de ser lo competitivo que quisieras. Esa tal vez es la fórmula más acertada para fracasar en un estricto desarrollo financiero y de negocios, pero también la más precisa para triunfar dentro de los límites que uno se ha planteado y siempre, siempre, poder verte al espejo. Y aunque los otros también se miran al espejo, debo decir que no todos nos reflejamos igual.

JCEsquiando 1 bajaDeportes Extremos

Esta imágen es del día que estuve a punto de romper un record Guiness por ser el hombre que más agua tragó en una sola sesión de esquí acuático. Casi me trago el lago entero. Pero en la foto muy acá ¿no?
Cuando mis piernas se abrieron en split a 35 km por hora y mi cuerpecito santo fue abatido una y otra vez contra el agua rebotando como piedra haciendo “patito”, decidì cambiarme al deporte extremo del “bote pateado”. No obstante, la primera vez que lo intenté fallé y le dí al piso y no al bote, rompiendo mis bellos dedos en partes asimétricas. Creo que fue ahí donde decidí dedicarme a la apacible y tortuosa actividad de escribir. Bueno, primero me dediqué durante años a la publicidad para promover reconocidas marcas pero, por favor, NUNCA LE DIGAN ESTO A MI MADRE, se decepcionaría mucho. La pobre ingenua pensaba que yo era pianista en un burdel.

JC1981albergueita 2 ok bajaAmores Perros

Año de 1981. En el Refugio Franciscano de Ita Osornio. Cuando apenas ella tenía 504 perritos. Después, fue otra historia cuando la sobre población excedió los recursos.   Yo tenía 20 años. Estar con ellos era fascinante. Hoy, mi familia de perros es de más de 30 (eran más pero la edad y el tiempo no perdonan llevándose la materia y permitiendo habitar solo el recuerdo y algo mayor) sin contar los demás animales entre gatos y otras especies que están con nosotros conformando  nuestra familia. Y estoy agradecido por la oportunidad de haberlos rescatado, darles un hogar y poderles atender con nuestros propios recursos económicos. Muchas veces pagando las facturas de otros irresponsables que los han abandonado o que se han desentendido y que jamás conocerán la fortuna y las recompensas de haberlos tenido.   Con ellos he aprendido mucho a canalizar el sufrimiento de las pérdidas y convertirlo en paz espiritual agradeciendo ante todo la comunión, el encuentro, la convivencia y desde luego, la memorial permanencia.

JuanCarlosPoo-Gafetes005 DLa Educación Reprimida

Más fotos para esta nostálgica sección. A los jóvenes siempre se les dice “como te ves me ví, y como me ves te verás“. Así que por favor, no se burlen de mi. Esta imagen  (año de 1981) fue para el diploma por haber cursado satisfactoriamente mis CINCO AÑOTES EN EDUCACIÓN PREPARATORIA, que debió haber sido en tres (siempre me he preguntado ¿Preparatoria para qué?), motivo por el cual la  terminé a los 21 años de edad. Pero tenía mis motivos.

El primero de prepa en vez de acudir a las aulas “que me correspondían” y estar en preparatoria La Salle del Pedregal, me la pasé de oyente en la UNAM en la carrera de Medicina (incluso, debido a mi entusiasmo científico y a mi serio interés por la carrera,  el Director del CEMEFO me permitió asistir a las prácticas forenses a los 16 años, convirtiéndome tal vez, en uno entre millones estadísticamente. Sin embargo, descuidé varias materias del primero de preparatoria que me daban mucha hueva (matemáticas, química y biología) no porque no me gustaran, sino porque no nos servían para nada debido al sistema académico y se convertían en un tedio insoportable. En el caso de Biología,  aborrecía sus prácticas de laboratorio por la experimentación con animales que desde entonces consideraba una estupidez, una crueldad y un abuso indigno de lo que considero LA EDUCACIÓN FORZADA.  

Pienso hoy que si de la secundaria me hubieran aceptado directamente a la carrera de Medicina, me hubiese titulado a la edad que salí de la “preparatoria”. Pero el horrible sistema académico social (aún ahora) sigue exigiendo que cumplas con un arcaico protocolo de enseñanza tradicional que a nadie beneficia, que te mantiene prisionero durante años y que te convierte en un robot de los intereses sistematizados.

En fin, acarrear matemáticas en extraordinario automático año con año (pues no te acreditaban el siguiente ni el siguiente excepto en examen extraordinario) me hizo cambiar de área de interés, cambiar de planes de Medicina o Veterinaria (en ese entonces Área II era Químico-Biológicas)) e irme a Comunicación (Área IV, Ciencias Sociales).

Además cuando repruebas LO QUE NO TE INTERESA, el sistema siempre intenta por todos los medios de hacerte sentir mal por flojo, huevón, o irresponsable. Y simplemente cuando algo no te interesa…NO TE INTERESA. En Publicidad, modestia aparte, he sobresalido pues me apasiona la creatividad y la comunicación desde pequeño,  mi mente es crítica y estratégica, y aunque mi talento ya no lo alquilo tanto como antes, he descubierto nuevas formas de ejercer dignamente mis intereses. Sin embargo, en medicina, seguramente hubiese podido salvar muchas vidas. Por ello, ahora me pregunto…

¿Cuántas mentes brillantes ha olvidado, borrado o boicoteado el sistema de enseñanza tradicional?

A diferencia de lo que muchos han deseado presumir, pienso que no se necesita ser un genio para ingresar a la universidad a los 15 ó 16 años. Se requiere mucho esfuerzo desde luego, pero sobre todo, mucho interés. Y la mayor resistencia siempre será desde luego, de las Instituciones Educativas que te exigirán cumplir con lo que ellos piden, no con lo que tú deseas, lo que tú necesitas o lo que puedes ofrecer. GENIALIDAD es otra cosa, y REFORMA EDUCATIVA también. Una verdadera REFORMA EDUCATIVA sería GENIAL.

pajarito alborotadoEl pajarito alborotado.          Mi primera experiencia con el Bullying.

57 b JC bajaCorría el año de 1969 y mi segundo ciclo escolar de educación básica. A mis cortos 8 años disfrutaba enormemente la compañía de mi único y mejor amigo de aventuras en esos tiempos, el famoso “Pajarito”, y no precisamente el que ustedes piensan, sino mi compañero de clases que por quien sabe qué razones se había ganado ese tan popular mote. Recuerdo que él era bajito, flaco, moreno y usaba anteojos todo el tiempo.

Éramos inseparables amigos y cómplices de risas y travesuras. Por las mañanas el camión de la escuela nos llevaba y desde que yo subía “el pajarito” ya me esperaba con su grata sonrisa. En el recreo nos ingeniábamos siempre juegos de lo más divertido; en el salón nos 87 c HENOS bajasentábamos banca con banca por lo menos mientras nuestra inquietud dormía, pues cuando comenzábamos las bromas la maestra nos separaba y cambiaba de lugar para no mantenernos juntos.  Y por la tarde, nuevamente en el mismo camión, compartíamos las experiencias vividas durante el día. No había nada más emocionante y alegre que ser amigos, “cuatachos de los buenos”.

Pero la amistad tendría que pasar una prueba muy grande que a nuestra corta edad jamás hubiésemos esperado.

Después de meses de vernos juntos y con ese lazo afectivo tan grande que demostrábamos uno hacia el otro, llegó el día en que un grupo de pendencieros de secundaria que viajaban en el mismo camión escolar  comenzaron a provocarnos con la única finalidad de enemistarnos. Nos llamaban “señoritas”, preguntaban “si éramos novios” y nos sometían día tras día a una serie de acosos que verdaderamente ya nos tenía fastidiados.

Después de acosarnos durante varios días, quitarnos el lunch y golpetearnos en la cabeza, el grupo de inadaptados nos presentó una propuesta que difícilmente un niño de 8 años podría evadir: El caso es que o nos partíamos la madre entre “El Pájarito” y yo para demostrar nuestra hombría, o ellos nos darían una golpiza a ambos. Inútilmente tratamos de negociar con ellos. Estaban ansiosos por ver como dos amigos sucumbían ante el temor de sus amenazas.

89 HENOS bajaEn un intento por calmar las ansias de sangre, guiñé el ojo al pajarito y en secreto le dije que debíamos seguirles la corriente para que nos dejaran en paz. Así que le pedí me tirara una bofetada sin lastimarme. Así lo hizo, pero se burlaron tanto de él por la actuación que casi lo hacen llorar. Fue entonces cuando sin previo aviso y lleno de furia, mi amigo, mi mejor amigo, mi único amigo, cerró su puño con fuerza y me tiró tal golpe seco en la cara que me botó al asiento de atrás y me dejó completamente pasmado. La sangre comenzó a brotar de mi nariz y las lágrimas de mis ojos.  No paraba de llorar. Jamás me había pegado nadie y yo no sabía cómo defenderme. Pero lo que más dolor me causó fue escuchar las risas de aquellos niños más grandes cuando vieron que mi mejor amigo me dio la espalda para evitar ser objeto de sus burlas.

Desde luego la amistad entre mi amigo y yo se perdió en la penumbra de ese día, cuando al  pajarito le aplaudieron y de mí se rieron, pues a partir de entonces prefirió darme la espalda  para no meterse nuevamente en problemas con los que solamente deseaban fastidiar a los más pequeños.

51 b JC baja51 a JC bajaAntes de continuar narrando, debo confesar a ustedes  que desde muy pequeño, yo siempre fui -y sigo siendo- casi casi  un santo, pero también desde mi más tierna infancia escuché clarito clarito una voz que provenía del mismísimo cielo y que me dijo al oido:

– Se bueno SIEMPRE …                                 ¡PERO NUNCA SEAS PENDEJO!

Así que, una vez repuesto de todo mal, comencé a planear mi venganza y por supuesto las cosas no se quedaron así.

Cuando las olas se calmaron, tomé varias revistas y catálogos de mamá, de esas en las que se veían mujeres en calzones. Las recorté y llevé los recortes conmigo a la escuela. Una vez en el camión, comencé a distribuir lenceria 60-2los recortes dentro de las mochilas de los principales violentos sin que ellos se dieran cuenta. Ya en la escuela, reporté a la dirección que había varios niños más grandes que a fuerza querían hacerme ver y venderme fotografías de señoras desnudas y que si no lo hacía me pegaban en el camión. Señalé a los dos más gandallas. De esta forma, sus padres fueron citados y al no ser unas peritas en dulce, por lo menos un par de bofetones se llevó uno de su madre y otro un reporte adicional que concluyó con su expulsión del sistema de transporte escolar, pues ya había acumulado otras faltas anteriores.

Foto 078 bajaPor mi parte, seguí con mi vida normal, enfrentándome siempre a nuevos retos y otro tipo de pendencieros y tropezones. Pero siempre enfocando mi mirada en atinarle  a lo correcto, sin meterme en problemas; sin burlarme de nadie y sin permitir que nadie se riera de mí. Por cierto, fue ahí donde comencé mi primera empresa, pues descubrí que los recortes de señoras en calzones le llamaron la atención a más de uno de mis compañeros de transporte, así que continué recortando los anuncios de lencería de las revistas de mi mamá, ya oficialmente como negocio, los pegaba en cartones y se las vendía a peso o a tostón (cincuenta centavos) dependiendo el tipo de calzón y tamaño del recorte…¡Hasta que me cacharon en la escuela!

Pero esa historia la dejaré para otro día.

Anuncios

¡ESPAÑA VIVE! …teñida de rojo

Entre la Vergüenza y la Desvergüenza

Carta a los españoles baja

La carta que desató la polémica, el enojo y la crítica entre los partidarios de la cultura taurina en España. Escrita sin pelos en la lengua ni palabras cómodas, el comunicador y publicista Mexicano J.C. Poó dirige sus palabras a los españoles y abre la ventana que observa la España salvaje e inmóvil versus la España progresista, proactiva y civilizada En ella, define y atribuye el estado de involución de la primera en función a la ausencia de equidad y respeto por la vida, tanto como a la carencia de dignidad y de valores morales positivos que representan globalmente a España como símbolo de crueldad, ostentando su tradicional cultura de sangre, tortura y muerte, protegida y avalada por un sector empresarial mezquino, un gobierno corrupto y una monarquía insulsa, frívola y decadente. 

Carta de Juan Carlos Poó Arenas dirigida a los españoles:

Septiembre 2014

Españoles y Españolas:

     Muchas personas piensan que es imposible imaginarse a España sin los Toros.

     Y es que, en realidad es impensable admitir -sin importar que se trate de arte, tradición y hasta  turismo y economía-, que España se pueda deslindar de la imagen y papel fundamental que los Toros han desempeñado como el factor cultural más notable en ella y que ha marcado y dejado huella no solo en la historia de ese país y su gente a lo largo de los siglos, sino también en la vergüenza actual de sus habitantes más conscientes y evolucionados y en la opinión mundial inteligente.

Así pues, para extranjeros y nacionales,  tal parece que en España hoy no existe lugar ni refugio alguno libre de rencor y sangre.

No deseo que se malinterpreten mis palabras y tampoco deseo que se confunda el término “cultural” como algo aceptable. Sin embargo, aunque muchos antitaurinos consideran que los toros no forman parte del acerbo cultural de esa nación, en mi opinión se equivocan, pues no hay nada que denote más la cultura de un pueblo que su trato hacia los animales, hacia los niños, las mujeres, los ancianos y los recursos naturales;  y en ese caso España, ha ganado meritoriamente el reconocimiento mundial como una de las vergüenzas más grande que pueda sentir el ser humano por su propia especie, por motivos tan contundentes como estos:

Ahí, en España,  la crueldad y abuso tumultuario hacia el más desprotegido es inaudita.

Ahí, en España, la tortura hacia los animales para  deleite de embrutecidas e indiferentes masas de gentuza subdesarrollada es inmisericorde.

Ahí, en España, la cantidad de ignorantes que atesoran la estupidez y la indiferencia es apabullante.

Ahí, en España, la excesiva religiosidad repleta de carencia moral y desconocimiento absoluto de  toda ética ha convertido a sus habitantes en miserables voraces enajenados que machacan todo lo que está a su paso en nombre de sus tradiciones y de su imbecilidad.

Ahí, en España, los políticos corruptos, sin escrúpulos y populistas avalan sin discreción y con oportunismo las sangrientas, tortuosas y violentas verbenas populares que cínicamente categorizan como de “interés turístico”, ofendiendo sin diplomacia la opinión de aquellos que no comparten su sadismo nacionalista.

toro-de-la-vega-2013Ahí, en España, se da esa conveniente ceguera y complicidad de una monarquía obsoleta, parasitaria y decadente, desorbitada, repleta de excesos y carente de escrúpulos y moralidad que promueve desde hace siglos el maltrato y sometimiento de los animales al servicio de las perversiones de la “corona y la realeza”.

Pero, ¿dije “acerbo” cultural?  Deben tener cuidado de no confundirlo con “acervo”; dos palabras que suenan igual pero significan cosas distintas, como su ortografía indica. Tan divorciadas una de otra como lo están sus familias monárquicas disfuncionales.

“Acerbo” es algo cruel, algo duro. Y “Acervo” es un conjunto de bienes o valores morales que pertenecen a un grupo, región o país. Pero pregunto: ¿Qué bien o valía moral puede existir en aquel que tortura física y sicológicamente hasta la muerte a un siempre inocente animal, escudándose en ese falso argumento tan jodidamente prostituido como arcaico, cercano a la nada, que emplean los imbéciles sin argumentos, llamado Tradición?

Es por ello que la España que hoy conozco da vergüenza.

Su gobierno da vergüenza. Su realeza y su  monarquía dan vergüenza. Su inmovilidad como país da vergüenza.

Su decadencia da vergüenza. Sus viciosos dan vergüenza. Su incivilidad da vergüenza. Sus verdugos dan vergüenza.

torneo toro de la vega. Tordesillas .PACMASus tradiciones dan vergüenza. Sus más de 13 mil fiestas taurinas sangrientas anuales dan vergüenza. Las más de 70 mil muertes de toros que en ellas sucumben anualmente  y las de otros cientos miles de animales de otras especies en diferentes verbenas populares dan vergüenza.

La indolencia de su gente ante la crueldad, la opresión y la opulencia, dan vergüenza.

Las enormes lanzas de lanceros sin bolas ni verga dan vergüenza.

toro de la vega niñosSus empresarios taurinos dan vergüenza. Sus alcaldes y gobiernos dan vergüenza. Su televisión promotora de mentiras da vergüenza. Sus políticos taurinos dan vergüenza. Sus intelectuales taurinos dan vergüenza.  Sus artistas taurinos -pintores, músicos, cantantes, bailarines, literatos y escultores-, dan vergüenza. Hasta sus niños taurinos carentes de empatía y  respeto por la vida dan vergüenza.

La opulencia de sus ricos da vergüenza. Sus revistas y chismes de elite dan vergüenza. Su morbosa celebración a la tortura da vergüenza. Las fotografías de su jactancioso exmonarca  junto al inerte elefante que él mismo asesinó, dan vergüenza. Sus disculpas obligadas hacia el pueblo y notoriamente carentes de arrepentimiento, dan vergüenza.

375351_gdSus multitudes sanguinarias dan vergüenza. La ignorancia de su pueblo da vergüenza. Su alabanza al sufrimiento da vergüenza. Su sinrazón da vergüenza. Su admiración hacia los estúpidos da vergüenza. Sus leyes dan vergüenza.

 

principesasturiasLa educación que imparten a sus hijos da vergüenza. Su impecable ignorancia mitificante da vergüenza. La complicidad indolente de su pueblo da vergüenza.  Su religión sin moral da vergüenza. Sus “líderes espirituales” dan vergüenza. Su confusión entre ética  blanca y estética roja da vergüenza. Sus “héroes condecorados” dan vergüenza. Su nuevo rey y su insignificante reina dan vergüenza.

Sus parásitos con  títulos nobiliarios dan vergüenza. Su desempleo da vergüenza. Su economía da vergüenza. Su financiamiento a las fiestas sanguinarias con recursos públicos de los contribuyentes da vergüenza.

Portada 2

Su mundialmente promovida fiesta nacional de los toros da vergüenza. Su arrogante estupidez da vergüenza. Su estancamiento en el viejo mundo da vergüenza.

Escudo_de_Tordesillas.svgSus Ciudades, Provincias, Comunidades, Municipios y Poblados como Pamplona, Aragón, Castellón, Navarra, Granada, La Rioja, Andalucía, Jaén, Valencia, Castilla, León, Valladolid, Tordesillas, Cáceres, Zamora, Soria, Toledo, ellas y otras, dan vergüenza. Sus escudos y banderas dan vergüenza.

Muchas  fiestas hay en la España de mil colores. Sus aplausos retumban en el mundo; pero los aplausos de España, dan vergüenza.

España vive celebrando llena de alegría. Y hasta la alegría de España, da vergüenza.

tradicion-construir-catalanas-Espana-AP_LNCIMA20101117_0019_5

No cabe duda: hay españoles desvergonzados, que han hecho de su patria un pantano de excremento. Que han defendido el derrame de sangre y la tortura refugiando sus miserables ideas existencialistas en falsedades  frívolas y sanguinarias realidades.

Falacias  disfrazadas de cultura, arte y tradición. Con portadores enmascarados que ocultan su estupidez y cobardía tras una mímica careta de valientes.

Son ellos, ¡esa mierda de españoles!,  los que han ensuciado las calles, los campos, los pueblos y la nación… ¡y hasta una bandera que hoy no significa nada más que un trapo sucio, viejo y percudido por la sangre derramada durante tanto, tanto tiempo!  Sangre que da vergüenza.

Ellos, los que históricamente no representan evolución alguna. Ellos, los que morirán  con el mismo vacío con el que llegaron y con el que vivieron. Los que jamás merecerán ser recordados. Los que serán consumidos por sus propios males y demonios. Ellos, de los que no quiero saber jamás, a no ser de enfrentarme cara a cara para restregarles su insignificancia y escupir su rostro. Aquellos a los que con un solo dedo podría arrebatar sus lanzas, derribar sus espadas y sofocar sus efímeros fuegos.

Esos, que si acaso fuesen hombres, si acaso fuesen mujeres, de uno a una los enfrentaría como un toro.  Pero no son más que rastros de desprecio y miseria, que no se enfrentan solos, porque no tienen existencia.

Esos, esas, esa mierda de españolas y españoles de mierda, que para hacer canalladas, como decimos en mi país, “no son machos, pero sí son muchos”.

Ellos y ellas, los que representan la desvergüenza de ESPAÑA.

Pero hay otros españoles y españolas,

honestos y conscientes, respetuosos y progresistas; inteligentes, libres en pensamiento, palabra y acción; muchos considerados anarquistas; autoexiliados “culturales”.

Aquellos cuya única bandera es la integridad, no la conveniencia. Esos convencidos de que para lograr el cambio deben hablar, deben gritar, deben no callar ante la tiranía, ignominia y la indiferencia.

Los que deben hacer, los que aprenden a actuar y los que saben defender, enfrentando  sistema, tradición, ignorancia, estupidez. De cara  al desinterés y a la enajenación popular en pos del progreso y de aquello que consideran justo, decente, honesto y moral.

Son esos que luchan por abolir la crueldad; luchando contra masas estúpidas y embrutecidas por la manipulación de esos poderes que defienden las tradiciones cruentas a costa de la vergüenza de España.

Son ellos, los que por ESPAÑA, sin deberla ni temerla, sienten vergüenza, y la convierten  en la fuerza más poderosa del hombre y la mujer españoles que gritan ¡YA BASTA!…¡Estamos hasta la madre de porquerías!

Son ellos los dignos de una patria mejor; los que ya están hartos de tanta basura y  desvergüenza. Son ellos a los que imploro estrechar un día la mano, algunos hoy amigos, otros desconocidos; ellos, los españoles y españolas que erradicarán de esa patria la mierda que tanto daño le hace. Esos, a los que me atrevo a llamar hermanos.

Para ellos y ellas, españoles de gran valía, escribo esto. Para los que se respetan a sí mismos y los que respetan a los demás sin justificar jamás crueldad alguna. Para los que no toleran el sufrimiento de un animal, de un niño, de una mujer, de un anciano, de un hombre; y luchan por erradicarlo a costa de su propio dolor, angustia y desesperación.

Para ellos y ellas, los españoles que lloran, que escriben y mueven.  Los que son tumbados, aprisionados, lapidados y golpeados, pero jamás sometidos en su espíritu de cambio y libertad. Que fracasan en batallas y se levantan en guerras con más fuerza. Para los que defender a otros es defenderse a sí mismos. Para los que aman. Para los que viven y respetan la vida. Para los protagonistas de ese cambio que urge a ESPAÑA  y a sus inocentes. Para los que ya viene la hora.

Ellos, son la promesa y la única esperanza de una España que vive hoy, teñida de rojo, Entre la Vergüenza y la Desvergüenza.

JUANCARLOSPOO-004 copySoy Juan Carlos Poó Arenas.

Nieto de españoles. Hijo de mexicanos. Mexicano de nacimiento. Español por Naturalización.

Avergonzado de ambas naciones por su maltrato a los animales…

Uno mi voz a la opinión mundial en repudio a la cobarde crueldad efectuada anualmente en Tordesillas, Valladolid, España.

EN MEMORIA de cada Toro de la Vega y de cada animal asesinado en las fiestas y espectáculos sangrientos de España.

torosdelavega

JuanCarlosPoo-UCT 8 b