Aberrante

mancera-abolicion

Es aberrante que aún siga existiendo la plaza de toros activa. Cada vez menos espectadores presentes pero los gobiernos siempre complacientes al desahogo popular como catarsis pasiva de la violencia social contenida en espectáculos de tortura de inocentes animales. ¡Qué mierda de gente!

Juan Cartos Poó

ENTRE VIVOS Y MUERTOS

Por Juan Carlos Poó A.

jccalaca1-0k-bajaA veces sueño que vivo en un mundo de muertos donde lo que pasa, a todos les va. Da igual. Es un mundo de muertos.

Pero luego despierto y veo a mi alrededor las plantas y los animales.Observo que conservan su naturaleza. Confío.

Me doy cuenta así y descubro que vivo en un mundo de vivos, donde también hay muertos, a los que todo da igual.

Y me quedo pensando: ¡Qué dichosos los muertos que están muertos! Libres, serenos, en paz. Están más vivos que los vivos que están muertos. Esos, a los que todo da igual.

¡Felíz día de Muertos!…

para los muertos muertos, y para los vivos vivos.

Juan Carlos Poó

LA GALERÍA DE JUAN CARLOS POÓ. Constitución de la CDMX. Paradoja de lo Infinito.

galeria-jcpoo-relatividad-constituyente-b2-banner-bajaA la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, propongo regalarle para su sala principal, la obra Relativity (Relatividad, 1953),  del famoso M. C. Escher.


Por su lentitud en el proceso. Al igual que los personajes de esta construcción están en ingravidez permanente, nuestros Constituyentes parecen ignorantes del vertiginoso panorama general que refleja el resultado que de ellos se espera, pues como en la misma obra, cada personaje tiene un núcleo de gravedad asignado y parece ignorar al resto, en especial los de MORENA. Escher lo explicaba así: “…dos habitantes de mundos distintos no pueden andar sobre el mismo suelo, estar sentados o de pie, ya que no coinciden las ideas que tienen de lo que es horizontal o de lo que es vertical”. En la realidad, nuestros Constituyentes parecen darle la razón al artista.

Ojala no se complique la cosa como con las escaleras, porque sí no, la Constitución de la CDMX podría convertirse en una paradoja de lo infinito.