Los excesos de la sociedad mexicana.

El ejemplo de #LordAhijadodeEspartaco y #LadyNoMeMuevo

En el video aparece una mujer dentro de su camioneta que ignora la indicación de un agente de tránsito para mover la unidad por estar estacionada en lugar prohibido. Posteriormente se acerca un hombre que intimida al oficial con actitud prepotente, postura prehistórica y lenguaje soez, aludiendo tener influencia con los altos mandos de ese universo llamado surrealismo nacional.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­Cuidado cuando veas una camioneta con estas placas en la Ciudad de México: MUL-22-05. Si te los topas ¡¡¡córrele!!! Porque además de gandallas son parientes de dioses y semidioses griegos. Se les identifica fácilmente por su incomparable belleza física, sus cuerpos esculturales y sus cabellos rizados, aunque la mayoría de las veces se ocultan tras una botarga fabricada con tecnología de punta a base de triglicéridos transgénicos de primera generación. También visten disfraces de Ñoño y de Doña Lencha. El hombre, posiblemente llamado Adonis por su extrema belleza y sensibilidad, presume ser ahijado de Apolo y de Espartaco y ella, más que reina toda una Diosa, posiblemente sea la reencarnación de Venus.

Muchos piensan que por personas como estas México no prospera. No estoy muy de acuerdo con eso.

Yo creo que no es por ellos que México no avanza. Pienso que estas personas son realmente insignificantes en el progreso o retroceso del país; ellos no representan sello alguno en el panorama evolutivo de México; es decir, la gente como ellos (que abunda al por mayor) no son la enfermedad, sino el síntoma. Son la muestra de lo que sufre el país gracias a la carencia de una buena educación, de buenas costumbres, de aprecio por los demás, de valores, de principios, falta de civismo y compromiso cívico y desde luego falta de identidad, nacional, ciudadana y cultural.

Son traidores de los suyos y contradictorios a sí mismos, como muchos mexicanos. Vienen del pueblo, son del pueblo, mamaron el pueblo desde sus raíces, odian a la clase social media, a la clase política en general, a la clase empresarial, a la clase aristócrata, odian todo lo que representa autoridad sobre ellos y odian a todos los que consideran diferentes a ellos pero ante los suyos, se hacen pasar por todos esos que odian, esa es su prepotencia. Menosprecian a los que son como ellos porque se odian a sí mismos (basta ver sus cuerpos y cara insalubres y descuidados; y basta conocer su comportamiento para conocer su baja autoestima); por lo mismo, por ese mismo odio, menosprecian a los que socialmente son como ellos y a los que vienen del mismo lugar que ellos (el pueblo, los barrios, la pobreza, la carencia,) y cuando logran alcanzar un poquito de algo, pretenden humillar y socavar a los que consideran más débiles entre los suyos, aunque porten uniforme, pues en sus barrios, de donde vienen, de donde crecen y de donde salen, si salen,  el uniforme no representa absolutamente nada más que otro símbolo de talacha por la supervivencia. No les representa ni civismo, ni respeto ni honor. Por eso no tienen identidad alguna, porque ni están bien con los de arriba, ni con los de enmedio ni con los de abajo.

Y para muestra basta un botón: solo volteemos a ver a esa clase política que es como ellos y díganme…¿No se comportan acaso de igual manera? Robándose el dinero que no es suyo en cajas, con ligas, guardándolo en las bolsas de sus sacos. Traicionando a los propios, traicionando promesas, familias y grupos. Vean a Duarte, por ejemplo,  el ex-gobernador de Veracruz, su cuerpo, su sudor, su cara abotagada, su sonrisa cínica,  su bodylangage…

Desde luego no me burlo de las personas obesas, pero sí tengo mucho que decir contra el exceso de peso igual que contra todos los excesos, pues es eso, un exceso de malas costumbres al que se han habituado las personas en México, mismo que según estudios serios nos llevará a ser un país en 2020 con el 90% de la población obesa así como a un límite de corrupción y transas insoportable. Y todo gracias a los excesos,  esos excesos que hacen que este país no evolucione positivamente.

Excesos contra la salud, excesos en la impunidad, en la corrupción, excesos en la violencia, en la crueldad contra personas y animales, excesos contra el medio ambiente, excesos en la inseguridad; excesos contra la educación; excesos en la prepotencia y excesos también en la indiferencia, en la negligencia, en la indulgencia y en la tolerancia, esa tolerancia excesiva que nos jode a todos.

La culpa o responsabilidad de situaciones como la presentada en el video, se debe a un sistema lleno de excesos, incluso en la tolerancia y la negligencia,  por no seleccionar ni capacitar bien a sus autoridades, por no pagarles lo justo, por no defender a sus buenos funcionarios, por no tener buenos funcionarios, por no darles las herramientas necesarias a los buenos y retirarlas a los malos, y por permitir que esto suceda diariamente.

Si el oficial hubiese estado bien seleccionado (de 1.80 de estatura, con estudios técnicos o universitarios, más allá de una educación “preparatoiria” con docencia mal preparada, y poseedor de mente ágil), bien entrenado (robusto y atlético) y bien capacitado (en lucha cuerpo a cuerpo, en el conocimiento de leyes y en dicción), hubiese dado indicaciones precisas y en su momento, hubiese sometido al mal ciudadano, lo hubiera esposado y lo hubiera remitido al MP, y a la mala ciudadana la hubiese multado, bajado de la camioneta y solicitado una unidad para retirar el vehículo. Eso, si México y nuestra ciudad fueran distintos. Si nuestro sistema, leyes, funcionarios, legisladores y autoridades fueran diferentes. Los verdaderos muros deberíamos construirlos aquí, contra los excesos y contra mexicanos como estos.

Afortunadamente habemos otro tipo de mexicanos. Lo que dudo con algo de pesimismo, es si somos los suficientes para hacer contrapeso. Y conste, no hablo de obesidad corporal. Sino de otro tipo.

Anuncios

EL HOY NO CIRCULA QUE TODOS QUEREMOS

el-hoy-no-circula-qtq-1-muestra-alta-version-2-baja-perfil

Hoy comienza

Síguelo en facebook a través de esta dirección URL:

https://www.facebook.com/ElHoyNoCirculaQueTodosQueremos/

Si de verdad quieren que las cosas cambien y volvamos a respirar paz y tranquilidad pudiendo circular con seguridad en CALLES Y CARRETERAS; salir a divertirnos a RESTAURANTES y BARES sin peligro; llegar a CASA sin riesgo de que nos asalten a la entrada o nos roben o lastimen dentro de ella; salir de juntas u OFICINAS sin temor a no encontrar nuestro auto: Si de verdad quieren que la delincuencia, la violencia y el maltrato desaparezcan,

¡CON QUERER NO BASTA!

Si de verdad quieren, comiencen por hablar, por compartir experiencias, por comentar, por ¡EXIGIR A LAS AUTORIDADES! Pero primero ¡POR EXIGIRSE A USTEDES MISMOS! y por unirse en grupos de prevención.
Si les interesa, ¡COMIENCEN POR COMPARTIR ESTA CAMPAÑA y UNIRSE A ELLA Y A ESTA PÁGINA sin bloquear las notificaciones. No se conformen con dar un “me gusta”.
Infórmense. Compartir esta campaña y página les ayudará a conocer y emprender acciones simples, pero también a informarse de lo que pasa, las modalidades de robo, de qué cuidarse, y eso, les podrá tal vez salvar la vida o en menor escala sus pertenencias y patrimonio.
Esta no es una súplica, ni un favor hacia su servidor. Tal vez un grito desesperado y un último intento por percatarme que aún es posible que nuestra sociedad se salve de la indolencia, la parsimonia y el desinterés.
Yo no me presento como el salvador desde luego, pero sí como alguien interesado y que dedica algo de su valioso  tiempo (como el de todos) a algo, no solo a dar “likes” en estas redes sociales que en vez de unirnos y despabilarnos parece que nos tienen completamente apendejados. De hecho, fueron creadas para eso, pues en ellas creemos que hay seguridad.

De nosotros depende despertar. Por mi parte, escribiré y compartiré algunos artículos propios y otros asuntos y videos que me parezcan interesantes para ustedes. Su servidor creó la página y la campaña…

¡HÁGANLA SUYA!

Compartan la URL:  https://www.facebook.com/ElHoyNoCirculaQueTodosQueremos/ y publiquen asuntos relacionados con la seguridad; la prevención contra la delincuencia; el maltrato a mujeres, niños y animales; la corrupción; háganlo con el hashtag .
Participen activamente con las campañas. Pero sobre todo, aprendan a prevenir y protegerse.
Saludos a todos.

Juan Carlos Poó